Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altibajos en la lucha contra el crimen ecológico

Brasil arrastra desde siempre el problema de la propiedad de la tierra, que hoy se une a la amenaza medioambiental. La zona más crítica es la Amazonia. El actual Gobierno oscila entre la necesidad de disminuir el abuso y la de no ofrecer blanco a quienes, literalmente, van armados.Este año ha ofrecido un buen muestrario de avances y retrocesos.La pasada semana el Parlamento estuvo a punto de aprobar un proyecto de Código Forestal, apoyado por los terratenientes y que suponía, según Greenpeace y el Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza, "una amnistía al crimen ecológico". La votación se aplazó.

En cambio, el pasado octubre el Gobierno impuso a una empresa la mayor multa (57,5 millones de pesetas) por talar la Amazonia, región para la cual, días antes, había aprobado un colosal plan de turismo ecológico.

En enero se supo que un constructor multimillonario, Cecílio do Rego Almeida, se había adueñado, por menos de 60 millones de pesetas, de una superficie de selva equivalente a Holanda y Bélgica, lo que le convertía en el mayor terrateniente del mundo. En abril, la revista Veja, a partir de un informe gubernamental, reveló la identidad de "los 10 mayores devastadores de la Amazonia". El 80% de las talas es ilegal, según datos del Gobierno, que cuenta con sólo un vigilante por 600.000 hectáreas (dos tercios de la Comunidad de Madrid).

En mayo se anunció un fraude inaudito (37.000 millones de pesetas) perpetrado en los fondos para la Amazonia por 12 empresas pagadas por el Estado. Greenpeace denunció en julio que ocho empresas extranjeras habían adquirido, en cuatro años, una extensión mayor que la Comunidad Valenciana.

Ello en un país donde el proceso contra 150 policías militares que dispersaron a tiros en 1996, en la localidad amazónica de Eldorado dos Carajás, una manifestación de los Sin Terra -hubo 19 muertos y 69 heridos- que terminó con tres absueltos (lo que hizo decir al presidente Cardoso que estaba "decepcionado") y, luego, con la suspensión del juicio a los 147 restantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 1999