Cuba utiliza el 'caso Elián' contra la política migratoria de EE UU

La primera gran movilización popular realizada el jueves en La Habana para exigir el regreso del niño Elián González, en la que participaron 500.000 cubanos, ha sido sólo el inicio de un movimiento de protestas con el que el régimen cubano quiere forzar a EEUU para que resuelva el conflicto migratorio que desde hace cuatro décadas enturbia las relaciones de ambos países.

La movilización prosiguió ayer con concentraciones en 15 capitales de provincia que sacaron a la calle un millón de personas.Desde el inicio, el dramático e hiperpolitizado caso de Elián González tuvo todas las papeletas para convertirse en un problema de Estado entre Cuba y EEUU, pues el caso, además de ser un drama humano espeluznante, contenía todos los ingredientes y sinrazones de una política migratoria que está llena de contradicciones y es condicionada por las tensiones políticas que enfrentan a ambos Gobiernos.

Elián sobrevivió a un naufragio en el que murieron su madre y su padrastro, además de otros nueve balseros. Su padre reside en Cuba y lo reclama, pero, en virtud a la Ley de Ajuste Cubana, en vigor en EEUU desde 1966, el niño "tiene derecho" a quedarse en EEUU por ser cubano y haber llegado a tierra firme. A esta ley se acogen sus tíos abuelos en Miami para reclamar su custodia y que el niño no sea devuelto a su padre. Si, como ha ocurrido en el pasado con miles de balseros, Elián hubiese sido recogido por un guardacostas norteamericano en alta mar, que en vez de llevarlo a Miami -como ocurrió- lo hubiera retenido en el barco, el niño debería haber sido deportado a la isla en virtud a los acuerdos migratorios firmados por ambos países en 1994 y 1995.

El Gobierno cubano sostiene que es la existencia de la polémica Ley de Ajuste Cubano la que impide que se produzca una normalización de las relaciones migratorias entre ambos países, ya que, asegura, mientras esté en vigor seguirá estimulando las salidas ilegales y el negocio del tráfico de emigrantes. Este año han llegado a EEUU más de mil cubanos gracias a las operaciones de los traficantes . Mientras tanto, el Gobierno de EEUU, presionado por los grupos anticastristas del exilio, asegura que la ley responde a la existencia de una dictadura comunista en Cuba, que para ellos es la causa real de que los cubanos se quieran ir.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción