Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUTO POR UN POETA UNIVERSAL

Con los cinco sentidos

"Rafael Alberti supo sacarle el jugo a la vida hasta el último momento", resumió ayer Juan Gómez, del Partido Independiente Portuense. Así fue. El miércoles pasado cenó un poco más tarde de lo normal y bien, con apetito. En los últimos días sudaba mucho, según el testimonio de Pablo García, uno de los asistentes del poeta que ayudó a cuidarle hasta el final. "María Asunción estaba pendiente de él en todo momento. Me dijo que le cambiara de ropa y así lo hice". Luego, tranquilo, se durmió para no despertar. "Rafael ha muerto a su hora y del modo en que él quería, a punto de cumplir 97 años y sin dolor", dijo Gonzalo Santonja. "Si como poeta Alberti era grande, como persona era un prodigio de la naturaleza. Vivió hasta casi el último momento con los cinco sentidos y con la mente clara".La voz impresionante y profunda del poeta resonaba ayer casi por todos los rincones de El Puerto de Santa María. En el Ayuntamiento, durante el duelo civil ayer por la mañana antes de la incineración, se podía escuchar a Alberti recitar sus propios poemas e incluso en el contestador automático de su casa seguía aún respondiendo su voz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999