Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eisenman cree que la Ciudad de la Cultura gallega será un símbolo

El arquitecto explica su plan en Santiago

Santiago de Compostela

El arquitecto estadounidense Peter Eisenman está convencido de que la gigantesca Ciudad de la Cultura que construirá en Santiago de Compostela será conocida en todo el mundo y se convertirá "en el nuevo símbolo de la era de las comunicaciones". Eisenman espera que el complejo de edificios que ocupará 60.000 metros cuadrados en una colina de la capital gallega "rivalice" con el Museo Guggenheim, una obra de su compatriota Frank Gehry. "Resultaría inmodesto por mi parte afirmar que será algo más grande que el Guggenheim", comentó el arquitecto, "pero sí puedo decir que será algo distinto. Esto es un espacio social".Eisenman acudió ayer a Santiago para explicar los detalles de su proyecto, que hace dos semanas ganó el concurso internacional de ideas convocado por la Xunta de Galicia para erigir un complejo cultural que costará 18.000 millones de pesetas. "Éste ha sido el concurso más importante de todos los que he ganado", declaró Eisenman, autor de varios complejos culturales y comerciales en su país y del polémico museo de las víctimas del holocausto en Berlín. El proyecto de Eisenman consiste en una serie de edificios de líneas sinuosas que se encajará en la falda del monte Goiás, mirando al casco antiguo de Santiago, con vocación de no modificar la topografía del terreno. Más que construir encima de la colina la pretensión del estadounidense es "esculpir una forma que contenga a la montaña"

La silueta aérea del complejo la obtuvo el arquitecto tras superponer la forma estriada de una concha de vieira con el plano del Santiago histórico. Pero Eisenman advierte de que no quiere "repetir lo que ya existe", ni tampoco erigir una obra que dispute a la vieja catedral románica el patrimonio simbólico de Compostela.

El arquitecto confía en iniciar las obras en el 2001 y concluirlas en un plazo de entre cuatro y seis años, y se compromete a atenerse al presupuesto previsto. "Respetar el tiempo, el espacio y el coste del proyecto son tres cosas que siempre debe hacer un profesional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1999