_
_
_
_
CATÁSTROFE EN TURQUÍA

El FMI y el Banco Mundial envían ayuda a Ankara

El terremoto que ha asolado una de las regiones más industrializadas de Turquía podría acelerar el tan largo tiempo esperado acuerdo entre el Gobierno de Ankara y el Fondo Monetario Internacional (FMI), según cálculos de algunos analistas. Tras las negociaciones de junio, Turquía comenzó una serie de reformas requeridas por el Fondo como condición para obtener un préstamo que atajase la tradicional inflación que ha lastrado la economía turca y ahora todo esfuerzo ha quedado en nada. El FMI aprobó ayer una ayuda inmediata de 325 millones de dólares (unos 52.000 millones de pesetas) y el Banco Mundial otra de 100 millones.El seísmo del martes dificultará los esfuerzos antiinflacionistas de Ankara y retrasará las reformas emprendidas. La Cámara de Comercio de Estambul calcula un pérdida del 1% del PIB turco si la industria permanece paralizada durante una semana.

Más información
El incendio de la refinería de Izmit queda bajo control gracias a la colaboración internacional

"Nuestra economía estaba en una posición muy difícil. Pero ahora estamos mucho peor", manifestó ayer el primer ministro turco, Bulent Ecevit. En un intento de evitar males mayores, el FMI ha decidido conceder de inmediato 325 millones de dólares para asistir a las siete provincias más afectadas por el terremoto, según Ecevit.

El seísmo ha afectado a las ciudades industriales de Izmit y Adapazari, y a Estambul, la capital financiera de Turquía. Las siete provincias más dañadas por el terremoto, que alcanzó 7 grados en la escala de Richter, allegan el 35% de la producción del país. Muchas de las industrias, incluida la mayor refinería del país, han sufrido importantes daños. "Sólo en Tupras, los daños ascienden a mil millones de dólares [cerca de 160.000 millones de pesetas]", según un economista.

En toda la zona afectada, la producción ha quedado paralizada y los intercambios comerciales son prácticamente inexistentes. El martes, pocas horas después del terremoto, el mercado de cambio de Estambul suspendió sus cotizaciones. Es claro que el coste de la reconstrucción y la ayuda necesaria para las víctimas del seísmo traerá consigo más presión sobre el presupuesto, del que ya se esperaba que tuviera un déficit de más de 20.000 millones de dólares (3,1 billones de pesetas).

Ante tal situación, el Banco Mundial anunció también ayer que participará en la necesaria reconstrucción. En un comunicado, James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial, reafirmó su compromiso de asociación con Turquía y propuso su cooperación para la asistencia y la reconstrucción. "En las 36 horas posteriores al seísmo, hemos reasignado alrededor de 100 millones de dólares como ayuda de emergencia", dijo

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_