Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los homínidos menos desarrollados fueron los que emigraron a Europa

Nuevo estudio de los arqueólogos de Atapuerca

Los antepasados humanos que salieron de África hace aproximadamente un millón y medio de años -la primera emigración desde el continente de origen hacia Eurasia- lo hicieron desplazados por humanos que tenían una tecnología más desarrollada. A esta conclusión han llegado los arqueólogos del yacimiento de Atapuerca (Burgos) basándose en restos allí encontrados.

Estos investigadores, liderados por Eudald Carbonell, presentan su teoría en el número de este mes de la publicación científica Journal of Antropological Archaeology. La idea es que aquellos antepasados humanos que tenían una tecnología mejor y, por tanto, un mayor control del territorio y su explotación, fueron marginando a los que carecían de ella. Éstos, los más atrasados, se vieron forzados a refugiarse en ecosistemas menos productivos y, finalmente, a emigrar fuera del continente africano, hacia Europa y Asia, en el primer gran éxodo de la humanidad.Esta teoría supone defenestrar la hipótesis habitualmente aceptada de que fueron cambios climáticos o biológicos los que forzaron a los homínidos que poblaban África a buscar nuevos territorios, explicaron ayer estos investigadores, del área de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona).

La pista en la que han basado su trabajo ha sido la presencia en yacimentos africanos de vestigios de la avanzada cultura Achelense, de hace aproximadamente un millón y medio de años, y su ausencia en el yacimiento de Atapuerca, donde se han encontrado los restos de los europeos más antiguos (casi un millón de años) que se conocen: los Homo antecessor.

Las herramientas de piedra avanzadas, como las hachas de mano (bifaces), los hendedores o los picos, son típicas de la cultura Achelense, que no aparece en Europa hasta hace medio millón de años, según las evidencias encontradas en los yacimientos.

La reconstrucción de la salida de África que hacen Carbonell, codirector de las excavaciones de Atapuerca, y sus colegas es la siguiente: Homo Antecessor desciende del Homo ergaster, que partió de África hace entre un millón y un millón y medio de años, desconociendo las hachas de manos, y se mantuvo con la misma tecnología poco avanzada más de medio millón de años. "Sin embargo", argumentan los investigadores, "el Homo heidelbergensis, descendiente europeo del Homo antecessor, presente en otro yacimiento de Atapuerca y datado en 400.000 años, sí dispone de la nueva tecnología de bifaces. Esta nueva tecnología llegaría a Europa procedente de África en una nueva emigración o como un efecto de propagación cultural.

Carbonell subrayó ayer la importancia de esta teoría, que concluiría que los cambios tecnológicos han estado siempre presentes en las grandes transformaciones de la humanidad. Jan Van der Made, del Departamento de Paleobiología del Museo de Ciencias Naturales, de Madrid, explicó que los cambios climáticos que sí pueden explicar migraciones de fauna no tienen porqué determinar las de los homínidos, lo que refuerza la teoría de los arqueólogos de que el éxodo se hizo por razones culturales y no estuvo relacionada con las condiciones biológicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999