Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad aumentará el control sobre los médicos de Osakidetza para que receten mejor y más barato

El Departamento de Sanidad va a intensificar el control sobre los médicos del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza para que receten mejor y más barato. En la actualidad, los facultativos vascos son los que prescriben las recetas más caras de España. Pero a la vez también son los que menos recetan en comparación con el resto de las comunidades. Aunque los responsables del departamento que dirige Iñaki Azkuna consideran que en el País Vasco se prescribe, en general, "razonablemente bien", reconocen que los comportamientos de algunos facultativos "se separan de lo deseable".

El coste medio para el Gobierno vasco de cada receta prescrita el año pasado fue de 1.824 pesetas, lo que supuso un aumento del 10,3% en relación a 1997. Mientras, en el Insalud -que agrupa al 45% de la población española, que se concentra en las 12 comunidades que no tienen transferida la sanidad- fue de 1.685 pesetas, un 10,6% más que el año anterior. La sanidad vasca invirtió casi 47.000 millones de pesetas (282.4 millones de euros) en medicinas a lo largo del año pasado, es decir, un 12,1% más que en 1997, la mayor subida de toda España después de Galicia, que se fue hasta el 12,6%. El Insalud rozó el billón de pesetas, con lo que el gasto en fármacos subió un 10,5%. La preocupación por el elevado coste de la factura farmacéutica ha sido una constante en la consejería vasca. Además de reforzar el control sobre los médicos, el departamento habilitará un sistema de incentivos para recompensar la calidad de la prescripción. El asesor del consejero y miembro de la Comisión Nacional para el Uso Racional del Medicamento, Juan Fernández de Gamarra, explica que "una buena prescripción no significa necesariamente recetar menos, sino prescribir los que resulta más adecuado a la patología que tienen los enfermos. Y si encima son los medicamentos más baratos, mejor". "En el departamento", añade, "se tiene la sensación de que los pacientes están acostumbrados a que cada vez que van a la consulta de un médico tienen que salir con alguna pastilla. Si no esa así, piensan que no se les ha tratado correctamente. Muchas veces las prisas llevan a los médicos a recetarles las pastillas para no discutir. Debe haber un compromiso de los facultativos para actuar con seriedad y de los usuarios para que se den cuenta de que las pastillas no lo solucionan todo". Según Gamarra, los médicos en Euskadi recetan menos que en el resto de España porque eligen mejor lo que prescriben, pero, en cambio sus recetas son más caras. "Hay que tener en cuenta que la población del País Vasco es la que más rápidamente está envejeciendo. Los problemas crónicos y graves tienen más impacto que en otras zonas y a este tipo de problemas es a los que hay que dedicar la medicación más potente, más novedosa y más cara", dice. Sistema de inspección El departamento envía periódicamente a cada médico un listado con todo lo que ha recetado durante una temporada determinada para que lo compare con sus compañeros de la comarca en la que trabaja. De esta forma, la consejería pretende que cada médico pueda comprobar cuál es su gasto y su perfil farmacoterapéutico. El servicio de inspección farmacéutica que existe en cada una de las direcciones territoriales del departamento se encarga de elaborar los perfiles y de detectar a los médicos hiperprescriptores. Un 3% de los doctores receta en exceso, aunque dentro de este porcentaje se incluyen las desviaciones justificadas que puedan provocar un aumento de la prescripción de recetas por causas como el cupo asignado, población envejecida o pacientes crónicos. "Los casos de médicos que concentran sus recetas en determinados laboratorios o que actúan de una forma anómala", señala Gamarra, "no superan la veintena". Cuando se descubre uno de estos casos, el departamento trata de corregirlo con una llamada al orden. "Las medidas punitivas", recalca el asesor del consejero, "son lo último. Primero les informamos y asesoramos para modificar sus hábitos y si la medida no es eficaz se recurre a los expedientes y las sanciones". El centro de información de medicamentos -dependiente del departamento- envía con cierta periodicidad documentación a los galenos para refrescarles el conocimiento científico que existe en el campo de los fármacos y para informales sobre el valor terapéutico objetivo de cada medicamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999

Más información

  • Los facultativos vascos son los que prescriben las recetas más caras de España