Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agresividad de los laboratorios

La agresiva política de venta que ponen en práctica los laboratorios farmacéuticos hace que los médicos no se puedan sustraer a su influjo. El Departamento de Sanidad asegura que evitar las visitas de los representantes de los laboratorios a los facultativos durante las horas de consulta puede parecer fácil desde el punto de vista del paciente, pero reconoce que en la práctica no es así. "Los laboratorios son una fuente de información muy importante para los médicos. Además, organizan una gran parte de la formación continuada que reciben los facultativos", explica Juan Fernández de Gamarra. Así, se convierten en imprescindibles. "La realidad es que ninguna administración podría asumir el gasto que realizan los laboratorios para formar a los médicos, pero la labor de difusión comercial que realizan los representantes no tendría que interrumpir el trabajo de los médicos". Pero además de los galenos, la industria farmacéutica también gasta dinero en el resto del personal sanitario. La subdirectora de Farmacia del departamento, Begoña Fernandino, aboga por un pacto entre las administraciones sanitarias y Farmaindustria para disminuir el gasto en comercialización y racionalizar la formación continuada. En este punto Gamarra resalta que "se debe hacer una selección más rigurosa de qué tipo de actividades financian los laboratorios y en qué condiciones. Los desmesurados gastos en comercialización al final van implícitos en la factura farmacéutica que se prescribe a los pacientes". El departamento está elaborando una campaña de educación sanitaria con los farmacéuticos de atención primaria para concienciar a los ciudadanos sobre el uso racional de los medicamentos. "Lo importante es hacer campañas sostenidas en el tiempo", concluye el asesor del departamento de Sanidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999