El Gobierno de Colombia presenta su agenda de paz y pide a la guerrilla el alto el fuego

La protección incondicional de los derechos humanos y el fin del negocio del secuestro -"el más lesivo atentado contra la persona"-, encabezan la agenda de 10 puntos que el Gobierno colombiano llevó ayer a la mesa de negociaciones con los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El Gobierno espera que mientras avancen las conversaciones se llegue a un cese al fuego. La propuesta incluye la lucha contra los paramilitares. Mientras, las matanzas perpetradas por estos grupos ya han dejado más de 120 civiles muertos.

Las prioridades del Ejecutivo -humanización del conflicto y liberación de los cautivos en poder de los guerrilleros-, coinciden con la liberación de tres secuestrados extranjeros, encabezados por la cooperante navarra Camino Villanueva Rodríguez, de 26 años, puesta en libertad por el Frente 47 de las FARC, el pasado sábado, en el muncipio de Sonsón, al sureste de Medellín, capital del departamento de Antioquia.Las liberaciones se produjeron el día antes de que se conociera la agenda gubernamental. Víctor Ricardo, Alto Comisionado para la Paz, divulgó el temario de conversaciones con las FARC al inicio de la tercera sesión conjunta en el caserío La Machaca, próximo al municipio de San Vicente del Caguán, en las despejadas selvas del sureño departamento del Caquetá.

El temario gubernamental incluye "acallar las armas" de los grupos paramilitares porque "contradicen la facultad exclusiva del Estado de aplicar justicia y autoridad y son un factor gravísimo del conflicto armado". No hay duda de ese análisis después del cuarto día de una aterradora ola de masacres desatada por las Autodefensa Unidas de Colombia (AUC), con un saldo de 120 muertos y miles de desplazados. De acuerdo con datos de la Policía Nacional -que se declaró en alerta nacional-, los asesinatos colectivos se produjeron en seis departamentos, la mayoría de la norteña región Caribe, donde las Autodefensas han consolidado su poder armado, y donde el 28 de diciembre un frente de las FARC atacó el refugio de Carlos Castaño, máximo ideólogo y jefe paramilitar, con un saldo no oficial de entre 30 y 50 muertos.

Castaño dice estar dispuesto a respetar el proceso de paz entre Gobierno y guerrilla, según le ha comunicado a Manuel Conde Orellana, guatemalteco invitado a la ceremonia de apertura de las negociaciones.

La agenda propuesta por Pastrana también incluye el respeto al derecho internacional humanitario, el apoyo de la comunidad internacional al proceso de paz, la necesidad de crear instrumentos para verificar esa paz y la discusión de asuntos como la estructura económica y social del país; la reforma política y del Estado; el desarrollo alternativo y sustitución de cultivos (en referencia al narcotráfico); la protección del medio ambiente; el fortalecimiento de la Justicia y la lucha contra la corrupción y la reforma agraria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de enero de 1999.

Lo más visto en...

Top 50