Preocupación por el futuro de la ciencia básica

Como consecuencia del retraso en la aprobación del programa de la UE, "probablemente en marzo no habrá convocatorias para proyectos de investigación en áreas clave", adelanta Lucila Candela, de la Universidad Politécnica de Cataluña, que investiga sobre aguas subterráneas y es asesora externa del V Programa Marco. Las áreas clave son los subsectores en que se dividen los programas específicos, en cuya organización ha habido grandes cambios. Los 18 programas específicos del IV Programa Marco han quedado resumidos en seis y han sido rebautizados con nombres más fáciles de entender por los no científicos.Una queja común de los investigadores es que con estos cambios resulta más confuso saber dónde encaja cada proyecto, pero otros reconocen que de este modo se favorece la investigación multidisciplinar. "Así se puede enfocar un problema desde varios puntos de vista", afirma Juan María Torres, del Centro de Investigación de Sanidad Animal. También hay consenso en que "está bien que la gente sepa que la investigación se traduce en aplicaciones útiles", dice Ricardo García, del Instituto de Microelectrónica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Más información
Bruselas dota con 2,5 billones la investigación científica europea para los próximos cuatro años

Sin embargo, muchos critican el énfasis de la UE en buscar precisamente eso, aplicaciones útiles. "Es comprensible que se quiera mejorar la competitividad de las empresas europeas buscando aplicaciones, pero insistir demasiado en eso revela cierta cortedad de miras. La investigación básica puede que no dé aplicaciones a corto plazo, pero es lo que permite mirar hacia el futuro", comenta Víctor de Lorenzo, del Centro Nacional de Biotecnología. Su colega Alfonso Valencia añade: "En países que invierten mucho en ciencia básica esto no es tan importante, pero en el caso de España es un problema que quienes hacen ciencia básica no pueden acceder a fondos comunitarios".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS