Polémica construcción de un campo de fútbol cerca de la tumba de García Lorca

La obra se encuentra próxima a las fosas de 4.000 fusilados

La construcción de un campo de fútbol en Alfacar (Granada), promovido por el Ayuntamiento de la localidad, cerca del lugar donde se supone que está enterrado Federico García Lorca y a poco más de un kilómetro de las fosas donde fueron fusiladas 4.000 personas durante la represión franquista durante la guerra civil, ha provocado la indignación de intelectuales y personas vinculadas al poeta de Fuente Vaqueros.

"Cerca de ese lugar no se debe hacer nada, tiene demasiadas significaciones trágicas para mucha gente y se debe respetar lo más posible", declaró ayer Laura García-Lorca, sobrina del poeta y directora del museo de la Huerta de San Vicente. El delegado de la Consejería de Cultura, el director de la casa natal e investigadores como Ian Gibson se han mostrado contrarios a la construcción, a unos 700 metros del lugar.Aunque el campo de fútbol ha sido promovido por el Ayuntamiento de Alfacar, con mayoría socialista, fue la Agencia de Medio Ambiente, dependiente de la Junta de Andalucía, la que cedió los terrenos. Más tarde, las consejerías de Obras Públicas y la de Medio Ambiente respaldaron la obra. Para mayor confusión, Carlos Martínez, vicepresidente del Patronato García Lorca, dependiente de la Diputación de Granada, autorizó como presidente del área de Bienestar Social la financiación de un tercio del coste de la edificación. El Alfacar milita en la primera regional.

Las obras comenzaron la pasada primavera y después de una suspensión cautelar se reanudaron el pasado mes de agosto. Juan de Loxa, director de la casa museo de Fuente Vaqueros, dependiente de la Diputación granadina, dijo ayer que cuando conoció la intención de construir el campo de fútbol tuvo una reacción de "asombro" y luego de "terror". "Debiera buscarse un lugar donde el clamor o el griterío de los goles no se fundiera con aquellos ecos antiguos de metralla y el llanto de los fusilados", añadió.

Laura García-Lorca dijo que ni siquiera se debió hacer el parque donde está el monolito que indica el lugar de enterramiento del poeta. "Cuando los más allegados decidieron no hurgar lo ideal es que se hubiera quedado el campo como estaba. Ese lugar abstracto tiene más fuerza sin nada. El campo es más elocuente y pertenece a todo el mundo y a la imaginación de cada uno". Enrique Moratalla, delegado de la Consejería de Cultura en Granada, declaró: "El proyecto es legal, pero conociendo la magnitud de la represión de 1936 y las miles de personas que fueron fusiladas allí, por respeto a la barbarie que sufrieron esas personas, debieron haber trasladado el campo a otro lado. Por la memoria de esa gente no se debería construir".

Carlos Martínez señaló que aunque personalmente no hubiera construido la instalación deportiva allí, el proyecto es lo suficientemente cuidadoso como para que su impacto no sea excesivo. "Creo que la memoria hay que centrarla en un punto determinado, y ése es el parque García Lorca ". Martínez agregó que una forma de conjugar la perpetuación de esa memoria con el campo de fútbol sería "construir un monumento a las miles de personas que murieron por la libertad. También hay una autopista sobre el lugar donde se libró la batalla del Marne".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de octubre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50