Industria ha ocultado durante seis años la presencia de un elemento de uranio

Greenpeace y la oposición exigen mayor control sobre los combustibles radiactivos

Sucesivos documentos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) enviados al Congreso y a la organización Greenpeace han insistido, durante esta legislatura y la anterior, en que todos los restos de uranio enriquecido de tres plantas experimentales españolas habían sido enviados en 1992 a EEUU. Tal cosa no era cierta: Industria reconoce ahora que prepara un nuevo embarco de ese material. Esa admisión sólo se ha producido después de que Greenpeace revelara un documento del Departamento de Energía de Estados Unidos en el que se anunciaba el traslado.

Más información

El cuarto Plan General de Residuos Radiactivos aprobado en Consejo de Ministros el 9 de diciembre de 1994 enumeraba claramente los envíos a Estados Unidos (vía Gran Bretaña) del combustible de uranio altamente radiactivo utilizado en los reactores experimentales JEN-1 (Madrid), Argos (Barcelona) y Bilbao (Arbi): "En el caso de los reactores Argos y Arbi, el combustible gastado fue transportado en el año 1992 al Reino Unido.(...) Respecto del JEN-1, (...) el traslado de su combustible al Reino Unido se efectuó en 1992".En el informe del CSN enviado al Congreso y al Senado en el primer semestre de 1996 se insiste en lo mismo: se trata de tres instalaciones no operativas, en fase de clausura y desmantelamiento. Y se repite que "el combustible irradiado de los reactores Argos y Arbi fue trasladado al Reino Unido en julio de 1992". El propio presidente del CSN, Juan Kindelán, en una carta dirigida al presidente de Greenpeace, remite al cuarto Plan de Residuos Radiactivos para explicar que el combustible gastado "ha sido transportado en 1992 para ser reprocesado".

Los tres reactores experimentales en cuestión se instalaron en los años sesenta y setenta en virtud de un tratado suscrito con Estados Unidos en 1957, por el que España recibió el uranio enriquecido para usarlo en investigaciones civiles.

"Errores redaccionales"

Resulta ahora patente que en fechas próximas aún sin especificar se producirá un nuevo envío. El Ministerio de Industria alega "errores redaccionales" (en los documentos antes citados) para explicar esa confusión. Ni los partidos de la oposición ni los ecologistas consideran satisfactoria esa explicación. Greenpeace e Izquierda Unida entienden que el CSN "o bien ha mentido o bien no se entera". El PSOE le reprocha "falta de control".El experto en energía nuclear de la coalición izquierdista, Ladislao Martínez, recuerda que "la información era que el JEN-1 estaba desmantelado". El embarco que se avecina, por tanto, "demuestra que los centros no estaban desmontados y que el CSN carece de credibilidad".

El coordinador sectorial de medio ambiente del PSOE, Juan Espadas, reprocha al CSN "falta de información y transparencia". El Consejo, un organismo independiente adscrito a Industria, y que tiene las competencias de control de los materiales radiactivos que se utilizan en España, "no está logrando transmitir seguridad" a los ciudadanos, según Espadas.

Pero en el Ministerio de Industria insisten en que toda la cuestión se limita a un "error redaccional", y aseguran que el material que va a trasladarse ahora es el último de los 41 elementos radiactivos que se habían usado en los reactores experimentales. (En septiembre de 1993, el entonces jefe del gabinete técnico de la presidencia del CSN, José María Durruti, escribió al presidente de Greenpeace, Xavier Pastor una carta que hablaba de la existencia de "40 elementos transportados al Reino Unido").

Tampoco está claro qué se ha hecho, los seis últimos años, con el elemento en cuestión. Se trata de un tubo de 70 centímetros de largo y 5 de diámetro con 130 gramos de combustible nuclear procedente del JEN-1, según Industria. Todos reconocen que es una cantidad escasa, pero no se ponen de acuerdo en su empleo desde 1992.

El CSN y el Ministerio de Industria reiteran que el tubo ha permanecido almacenado en una piscina del JEN-1 desde 1992. El experto de IU sospecha que han podido experimentar con este uranio: "Quizá hayan hecho estudios de física nuclear bélica". Esta hipótesis es matizada por Carlos Bravo, especialista en asuntos nucleares de Greenpeace: "Es improbable que hayan experimentado con fines armamentísticos, pero no tanto que hayan hecho pruebas sobre la evolución del combustible irradiado almacenado".

El uranio enriquecido que salió de España en 1992 fue a parar a plantas de reprocesamiento en el Reino Unido (Dounrey y Sellafield). Carlos Bravo señala que estos lugares son los únicos donde se separa el uranio enriquecido para hacer bombas atómicas. Desde allí el uranio fue transportado a la Estación Naval de Armas Nucleares de Charleston, en Carolina del Sur y a la instalación nuclear de Savannah River Site.

Los ecologistas afirman que es posible fabricar armas nucleares con este combustible. En Industria, en cambio, aseguran que el material está destinado a fines civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50