Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incorporación de investigadores

El modelo hacia el que debe tender el sistema español de ciencia y tecnología en cuanto a la situación laboral de los investigadores es, en la perspectiva de la Oficina de Ciencia y Tecnología, minimizar el número de funcionarios y aumentar el de contratados temporales.Ni contratos por un mes renovables, ni funcionarios de por vida, sino contratos, por ejemplo, por cinco años, renovables tras una evaluación del trabajo realizado. Ésta sería, consideran, una solución adecuada a largo plazo para la incorporación de los investigadores españoles al sistema.

La situación de decenas de jóvenes científicos, que intentan regresar a trabajar tras fructíferas estancias de preparación o investigación en otros países, ha explotado en los últimos meses, dada la escasa capacidad de absorción de investigadores que tiene el sistema. Al final, éstos están abocados a la salida casi exclusiva, y reducida, de ser funcionarios.

"No es un problema fácil", se entiende en la OCYT y se debe en gran medida "a un error de planificación".

La contratación de personal investigador con cargo a proyectos del plan nacional, puesta en marcha hace unos años, ha atenuado la situación crítica en algunas áreas, pero no todas pueden acogerse al plan, explica Fernando Aldana.

Además, la incorporación de doctores a las empresas privadas, dice, ha tenido un efecto modesto, "porque tenemos mucha gente formada en áreas que no son las demandadas por las empresas", afirma. Agrega que la "falta de holgura" en los presupuestos de 1999 ha impedido "poner en marcha una acción prevista de asignar fondos en los organismos públicos de investigación para hacer contratos".

Para el año que viene, sólo el CSIC dispone de 1.500 millones de pesetas para nuevas plazas y promociones internas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998