El empresario condenado por comerciar con Cuba reprocha al Gobierno falta de apoyo

Javier Ferreiro, el empresario coruñés que cumplió una condena de 16 meses en una cárcel de Estados Unidos por violar el embargo comercial a Cuba, afirmó ayer, a su llegada a Madrid, que la actitud del Gobierno español pudo haber sido diferente para defenderlo.El mismo empresario que el 21 de abril de 1997 se dirigió a José María Aznar para pedirle que no lo abandonara "en medio de un siniestro proceso político" aseguró ayer que "los gobiernos no tienen amigos, tienen intereses y los intereses de los dos gobiernos en ese momento eran más fuertes que defender a un ciudadano español".

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha negado que España haya cedido ante presiones norteamericanas y ayer mismo, el ministro Abel Matutes dijo que la ley que se aplicó no contradice la legalidad internacional, pero es una norma "discutible" cuya orientación política "no es acertada". Pero Ferreiro, con 15 kilogramos menos y el recuerdo de haber pasado 12 meses en una prisión de alta seguridad y cuatro en un campo donde sólo se le permitió tomar un curso de ópera, sostiene que en España se pudo haber hecho más por él.

Ferreiro, residente en Cuba, fue detenido en Miami el 1 de abril de 1997, acusado de traficar con el enemigo, lavado de dinero y conspiración por haber exportado a Cuba productos norteamericanos.

La defensa del empresario pactó con la fiscalía declararse culpable de violar el embargo y actuar como testigo contra otras empresas acusadas de comerciar con la isla, a cambio de que se le retiraran las otras acusaciones, por las que hubiera pasado hasta 180 años en prisión. El 5 de diciembre fue condenado a 18 meses de cárcel, que finalmente se redujeron a 16 por buena conducta. Ferreiro viajará hoy a Cuba, donde continuará con sus actividades comerciales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS