Ver y sentir por ordenador

La realidad virtual nace a finales de los 80. Los gráficos por ordenador entraron con ella en una nueva época. No era solo que las soluciones tridimensionales comenzaran a reemplazar a los enfoques bimensionales y de dibujo de líneas, sino que también existía la necesidad de crear un espacio de trabajo totalmente interactivo. A partir de comienzos de esta década estas soluciones se han visto enriquecidas con la introdución de sensaciones del mundo real a través de estímulos visuales, auditivos y de otro tipo que afectan al usuario de manera interactiva. Esto es la esencia de los que llamamos realidad virtual. Utilizando gafas u otros dispositivos se ve y se entra en una presentación o espacio virtual creado por ordenador de una realidad alternativa en la que se participa. Al mover la cabeza o dar órdenes, esta escena virtual queda dominada y cambia armónicamente. La cabeza o la mano parecen ser transportadas y expuestas al moverse dentro de la escena generada por el ordenador. La realidad virtual no es intimidatoria ni es dominio exclusivo de adictos a los videojuegos y a la tecnología. Sus aplicaciones tampoco están restringidas a lo puramente tecnológico o científico. Es un medio creativo de comunicación al alcance de todos. Cabe recordar que la realidad virtual explota todas las técnicas de reproducción de imágenes y las extiende usándolas dentro del entorno en el que el usuario puede examinar, manipular e interactuar con los objetos expuestos. Por su parte, el Centro de Investigaciones Tecnológicas Labein se creó en Bilbao en 1955 como soporte a la capacidad innovadora de empresas industriales y de servicios mediante la tecnología. Para ello utiliza diversas vías, como la transferencia de tecnología, la asistencia y asesoramiento a empresas en aspectos de innovación, la formación de especialistas y la colaboración con la Universidad en actividades y programas de investigación.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de junio de 1998.