Norberto Bobbio funde afectos y conceptos en su autobiografía

El filósofo plantea en el libro los dilemas éticos de su vida

A sus casi 90 años, a Norberto Bobbio «le interesan más los afectos que los conceptos, pero no prescinde de ninguno». Elías Díaz, catedrático de Derecho, aseguró ayer en la presentación de la Autobiografía de Bobbio (Taurus) que el filósofo italiano, al que calificó como uno de los intelectuales de referencia obligada, es la conciencia crítica de la ilustración: «Conoce las patologías de la modernidad y en toda su obra está presente la crítica».

Dada su delicada salud, Bobbio (Turín, 1909) no pudo acudir ayer por la mañana al Instituto Italiano de Madrid a la presentación de la obra. Alfonso Ruiz Miguel, vicerrector de la Universidad Autónoma de Madrid, considerado como el máximo experto en Bobbio, calificó el libro como una autobiografía atípica, puesto que no está escrito directamente por el filósofo y es fruto de un año de conversaciones con Alberto Papuzzi.«Autobiografía recoge también anotaciones históricas y textos entrecomillados de sus escritos que ilustran los rasgos intelectuales y vitales del pensador», aclara Ruiz, para el que esta nueva obra es una especie de rendición de cuentas sobre lo que Bobbio piensa y ha escrito a lo largo de su vida. «Está su filosofía del Derecho, sus análisis de conceptos políticos y sus grandes temas como la libertad y el socialismo liberal».

Justicia y Libertad

Por su parte, Elías Díaz, que calificó al filósofo italiano como uno de los tres o cuatro intelectuales más importantes del mundo -«Si fuera americano o se dedicara a la moda no habría dudas sobre su relevancia»-, destacó que, entre las cosas de las que está más orgulloso Bobbio es de Justicia y Libertad, el movimiento intelectual y político de resistencia al fascismo, «cuando se forjó su conciencia como ciudadano».Citó también la postura del filósofo sobre el totalitarismo, uno de los asuntos sobre los que Bobbio ha ido reflexionando a lo largo de su vida. «El pensador apunta que, junto a otras cosas terribles como las persecuciones y las muertes, el totalitarismo fuerza al ciudadano normal a mentir y adoptar permanentes posturas de adhesión».

Elías Díaz recordó también que Bobbio se considera un «fracasado» político. Como ejemplo citó dos de sus experiencias políticas: el Partido De Acción que no consiguió en 1946 sacar diputados y el PSU (Partido Socialista Unificado), la alternativa frente a la Democracia Cristiana, que tampoco logró nada relevante en 1966. «A veces los que tienen razón fracasan políticamente», señaló. Díaz recordó también la lucidez política del pensador italiano para criticar la corrupción política en los años en que Betino Craxi trató de menospreciarle calificando sus teorías como «el catecismo del abuelo» frente a los que defendían la corrupción calificándola como «el aceite del sistema».

Entre las preocupciones constantes que aparecen en su obras, Díaz señaló las grandes desigualdades que hay en el mundo. «Aunque Bobbio siempre ha considerado muy positivos los avances científicos y tecnológicos, es consciente de que la ciencia, sin más, no nos hace mejores».

La democracia y el socialismo son otras constantes en la vida literaria de este filósofo que fue nombrado senador vitalicio en 1984 por Sandro Pertini. La guerra y la paz también han sido temas de reflexión de Bobbio, que en 1994 batió récords de venta con Derecha e izquierda , un ensayo que sólo en Italia vendió más de 200.000 ejemplares.

Gregorio Peces-Barba sostiene en el prólogo de la Autobiografía del filósofo que con ella se cierra toda una última etapa de producción y la califica como una exposición retrospectiva de toda su obra. «La Autobiografía nos presenta un Bobbio cercano, completo en todas sus dimensiones, y tras la lectura se le puede conocer mejor. Ése es quizás su gran valor».

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 1998.