El ministro de Economía tacha al PSOE de "catastrofista"

El informe Barea llegó ayer al Parlamento y abrió un primer debate en el Senado que tuvo como protagonista al vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato, y al senador socialista Octavio Granados. Rato acusó al PSOE de "seguir insistiendo en un discurso catastrofista" por "carecer de un discurso alternativo". Fue la respuesta política que dio a la interrogante planteada por el senador socialista, Octavio Granados, sobre si el Gobierno pensaba cambiar sus previsiones a la vista del informe Barea que vaticina un aumento tan importante del déficit que España no podría cumplir los planes de convergencia con Europa.

Granados acusó a Rato de "mantener sus previsiones por negarse a ver todo aquello que no coincida con su eslogan publicitario de que España va bien". "Nos encontraremos con que seguirá creciendo la deuda de RTVE, la de la Seguridad Social, con que no se traspasará a las autonomías la educación porque se les ofrece una valoración a la baja o con que la modificación del IRPF pondrá en peligro el Plan de Convergencia, pero eso sí, se seguirán manteniendo las previsiones", dijo Granados.

Más información

A modo de guinda precisó que el Gobierno ya había aumentado sus previsiones presupuestarias de 1998 en 370.000 millones de pesetas, de las que 210.000 millones corresponden a gastos financieros y 170.000 millones a ampliaciones de crédito, a transferencias de crédito, a créditos generados por nuevos ingresos o a otro tipo de incorporaciones de crédito.

Estrategia legislativa

Rato respondió, en el plano político, que este discurso "es el que va a hacer el PSOE en lo que queda de legislatura" porque "es la estrategia de José Borrell, que tendrá que rectificar porque España va a cumplir los requisitos del Plan de Convergencia con Europa".El vicepresidente se atrincheró en los informes de las instituciones europeas, incluido el Bundesbank, para señalar que las cuentas públicas van bien. "Como ahora no pueden decir a los españoles que no van a cobrar las pensiones, que no va a haber política sanitaria, o que no va a haber política educativa, están contando ustedes una película que dentro de dos años tendrán que tragarse entera", dijo.

Rato centró su crítica al PSOE en que "ni ahora ni cuando estaban en el Gobierno se ha cumplido ninguna de sus previsiones". "Don Felipe González anunció un crédito extraordinario porque no podríamos aguantar el presupuesto de 1997 y se equivocó. Su actual candidato, José Borrell, ha anunciado que habilitaremos un crédito extraordinario para 1998 y se va a equivocar", zanjó Rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50