Comunicado del juez Garzón

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 informa, en relación a la información publicada por el diario EL PAÍS "Garzón envía a la policía para que un diputado argentino declare sobre genocidio", que tal afirmación es absolutamente falsa y responde a una clarísima manipulación por parte de quien suministró la noticia al periodista. Los hechos ocurrieron de la siguiente fórma y así constan en el sumario 19/97:

1. Las acusaciones populares pidieron que se citará como testigo a Humberto Roggero para declarar sobre Ia existencia de fichas dactiloscópicas y listas de desaparecidos y muertos durante la dictadura militar".

2. Un funcionario del juzgado; sin que nadie le acompañara, fue a entregar la citación al señor Roggero en el hotel Meliá Castilla, en el hall; tras hacerle esperar, el mencionado testigo convoca a los medios de comunicación argentinos que le acompañaban para que presenciaran el acto en el que hizo constar por escrito las manifestaciones que tuvo por convenientes en la cédula de citación, ante la perplejidad del funcionario, que se vio sorprendido por la maniobra informativa preparada por el señor testigo.

3. Una vez en el juzgado se le cursó nuevamente otra citación para la misma hora, explicándole el sentido de aquélla; según el señor Roggero, él mismo había hecho constar por escrito que quería tener una audiencia con su señoría para "esclarecer aspectos importantes para el desarrollo de la causa".

4. El mismo funcionario judicial, que se desplazó en taxi, compareció en el hotel para entregarle el contenido de la citación, que textualmente dice: "Dada cuenta; a la vista de las manifestaciones del testigo Humberto Roggero, reitéresele la obligación que como testigo propuesto tiene de comparecer en el Juzgado Central de Instrucción número 5 en el marco del sumario 19/97 con el fin de practicar declaración relacionada con los aspectos que el propio interesado manifiesta son importantes para el desarrollo de la causa, a las horas de las 10 de mañana día 16-4-1998. Asimismo, hágasele saber que, al hallarse en España, este juzgado tiene plena jurisdicción para convocarle como testigo al amparo de lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Todo ello sin pejuicio de la cooperación judicial internacional que se tiene interesada de las autoridades judiciales argentinas y que en ningún caso puede ser aducida como razón para no atender la orden judicial". Únicamente comparecieron medios de comunicación argentinos que, materialmente, se le echaron encima, lo que motivó que el funcionario judicial, abrumado por la presión de la situación, se tuviera que refugiar en una dependencia que el hotel amablemente le cedió, donde esperó a que el testigo tuviera a bien presentarse para entregarle la citación, cosa que no hizo a pesar de que los servicios del hotel manifestaron que se encontraba en uno de los salones.

5. Unos treinta y cinco minutos más tarde se presentaron tres personas que manifestaron hacerlo en nombre del señor Roggero; uno de ellos decía ser su abogado, sin que se identificara. El funcionario judicial, muy preocupado por la situación creada y ante el temor que la misma le estaba generando, entregó la cédula de citación al encargado de la recepción del establecimiento para que la hiciera llegar al señor Roggero, marchándose del lugar por la puerta del aparcamiento.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

6. Como se podrá comprobar, sin entrar en otros calificativos, se denuncia una maniobra de burla hacia la comisión judicial -y, en concreto, del funcionario judicial que practicó la diligencia-, previamente orquestada, con el fin de provocar una información sesgada y manipulada que afecte a la tramitación de la causa judicial, desconociendo las últimas razones que han movido a estas personas a realizar una acción tan grotesca.

7. De la presente nota se da traslado al excelentísimo señor presidente de la Audiencia Nacional con el fin de que conozca el desagradable incidente y la situación bochornosa sufrida por un honrado funcionario judicial del Juzgado Central de Instrucción número 5 cuando cumplía con el desarrollo del su labor profesional.

Baltasar Garzón Real, Magistrado-juez central de instrucción número 5

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de abril de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50