Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catedráticos de Historia piden un consenso sobre humanidades

. Un grupo de 50 profesores universitarios de Historia han suscrito un manifiesto de apoyo a la resolución del Congreso sobre el plan de humanidades impulsado por José María Aznar y defendido por la ministra de Educación, Esperanza Aguirre. Los firmantes piden una evaluación sobre la enseñanza de las humanidades y la apertura de un amplio debate para alcanzar un documento de consenso sobre su reforma.

El documento de los profesores está firmado, entre otros, por los catedráticos Ramón Villares, presidente de la Asociación de Historia Contemporánea [aunque firma a título individual]; Javier Tusell (UNED); Pedro Ruiz, rector de la Universidad de Valencia; Borja de Riquer (Autónoma de Barcelona); Josep Fontana (Pompeu Fabra, de Barcelona), Julio Aróstegui (Complutense, de Madrid); Antonio Rodríguez de las Heras (Carlos III, de Madrid); Carlos Forcadell (Zaragoza); José Luis de la Granja (País Vasco); José Ramón Barreiro (Santiago); Juan Avilés (UNED), y José Luis Martín (UNED).

Debate y consenso

El manifiesto consta de un solo párrafo: "Los que suscriben, profesores universitarios de Historia, quieren manifestar que han visto con mucho interés el debate en el Congreso del plan de humanidades y expresan su completo apoyo a la resolución adoptada por la mayoría [todos los grupos salvo el PP], en la que se postula efectuar un dictamen riguroso sobre la situación actual de la enseñanza de las humanidades y, a partir del mencionado dictamen, impulsar un amplio debate sobre el particular para posibilitar la redacción de un documento consensuado".La Cámara pidió el pasado 16 de diciembre al Ejecutivo la retirada del real decreto de enseñanzas mínimas de Geografía e Historia y Lengua y Literatura para los alumnos de Secundaria obligatoria (12-16 años) con el fin de reiniciar el proceso de reforma. Este proyecto ha sido planteado por Aguirre como la primera fase del plan, que posteriormente se aplicaría a Bachillerato y a Primaria.

Ramón Villares manifestó ayer que "los políticos deberían abandonar los debates esencialistas y permitir que hablen los educadores y los profesores. Se necesita enfocar de nuevo el proceso dejando de lado los partidismos y buscando el consenso". "La cuestión no fue correctamente planteada en las formas, y los resultados lo han demostrado", añadió Villares, ex rector de la Universidad de Santiago.

Javier Tusell, que desde el primer momento propugnó la elaboración de un Libro Blanco de la enseñanza de la historia, considera que la proposición del Congreso de los Diputados abre una vía de acuerdo "posible y muy deseable". "Si se nos dejara intentar el consenso, probablemente lo conseguiríamos", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998