Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hong Ying narra la lucha de las mujeres chinas tras Tiananmen

La autora publica 'El verano de la traición'

Es una escritora perseguida en China por la publicación de su novela El verano de la traición, que publicó en su país con seudónimo y que el Gobierno prohibió, además de vetar a la autora la entrada al país. Una historia política, social e intimista en la que Hong Ying (Sichuan, 1962) cuenta cómo los hechos ocurridos el 4 de junio de 1989 en la plaza de Tiananmen (Pekín) no sólo fueron la máxima expresión de la juventud en busca de un cambio político y de la represión del Gobierno, "sino también de las ansias de esos mismos jóvenes de liberarse de los prejuicios en la vida personal" afirma la escritora.

La novela, que ha sido traducida a 12 idiomas, fue escrita en chino en 1.991 y luego traducida al inglés en 1996. Ahora Plaza y Janés la ha editado en castellano y la presentación del libro en Madrid contó con Hong Ying.El verano de la traición no es sólo una historia sobre la represión reinventada aquel domingo de junio. "Es también la oportunidad de reivindicar el derecho de la mujer a sentir, a expresar sus sentimientos y a realizar sus deseos", dice la escritora, que desde 1991 vive en Londres y que el año pasado publicó su segunda novela, Hija del hambre.

La lucha de las mujeres es el trasfondo de El verano de la traición, historia que tiene como protagonista a Lin Ying, una joven poetisa y universitaria que tras presenciar la matanza de Tiananmen busca refugio en casa de un amigo, de quien se enamorará y desengañará, mientras intenta ser fiel a sus deseos de escribir. Todo esto rodeado del ambiente de represión gubernamental y de la persecución a los intelectuales.

"Es también la oportunidad de contar que las desigualdades políticas y personales siguen enraizadas en China. Un país donde para los hombres no existe amor, sino posesión. No aman a una mujer, sino algo servicial", cuenta Hong Ying, respaldando así una frase de la protagonista de su libro: "Elamor ama burlarse de las mujeres".

Pero ahora, dice la autora, en China está latente el cambio. "Antes los hombres pensaban que la mujer íntegra era aquella que se sometía y las que no las consideraban decadentes", cuenta Hong Ying, para volver a tomar prestadas las palabras de la protagonista de su libro: "Las llamadas 'mujeres decadentes' hemos entendido muy bien que tenemos que ser dueñas de nuestros destinos, por eso somos la más notable generación de mujeres.

Desmemoria

Aunque la escritora es optimista, lamenta que aquella Tiananmen de libertad entre humo, fuego y tiros haya entrado en la desmemoria de muchos de sus compatriotas. "No quieren ver el infortunio", cuenta la escritora. "Pero deben hacerlo para evitar que vuelva a pasar", añade. Y repite una frase de su libro: "Permíteme contemplar una vez más mi infortunio".Para Hong Ying, "lo que el Gobierno chino intenta con la apertura económica es cambiar en la gente el deseo de libertad por el deseo de dinero y de la simple supervivencia". La escritora considera que, a pesar del aparente boom económico que vive el país, "China es una bomba que puede explotar en cualquier momento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1998