Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patronato de la Alhambra revisará el plan especial del monumento

El director del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Mateo Revilla, ha anunciado que en 1998 empezará la revisión del plan especial de protección del monumento para evitar futuras polémicas como el Rey Chico, restaurante que se levanta en el perímetro alhambreño.

La construcción de este edificio ha originado un fuerte debate en la ciudad de Granada, donde numerosos- sectores ciudadanos han reclamado una mayor protección para el monumento nazarí en el sentido de evitar la aparición de inmuebles que deterioren la imagen del valioso recinto. La Alhambra es el centro cultural más visitado de España, no sólo por los turistas extranjeros sino también por los españoles.

Límites y usos

En este sentido, Revilla considera que los límites del entorno de protección de la Alhambra "son correctos", pero propone, ahora que se va a diseñar el plan especial del centro, redefinir los límites del monumento y los usos de las zonas aledañas, "de tal manera que la gestión del pían no dé lugar a las contradicciones que ahora estamos observando".El director del Patronato de la Alhambra y el Generalife afirma que el monumento es un polo importante de la economía de la ciudad y que "no es sólo un elemento de atracción turística, sino también un complejo cultural que sirve para la educación y para la investigación de los historiadores".

El director de la Alhambra culpó a "ciertos sectores económicos" por no crear alternativas para que los visitantes prolonguen más su estancia en la ciudad, para lo que habría que ofrecer, a su juicio, otros atractivos turísticos, como el Albaicín y una serie de iglesias monumentales de difícil visita en la actualidad dado el estado en que se encuentran.

Revilla pretende que estas ideas se incluyan en la revisión del plan, un proyecto que está recogido en el programa de actuaciones del Patronato previsto para 1998 y cuyos trabajos pueden prolongarse durante más de un año.

Agregó que la gestión en torno a la Alhambra "marchaba absolutamente con normalidad" hasta abril, cuando "se produjo un factor que ha distorsionado bastante la imagen de la Alhambra" al proponer el Gobierno central la creación de un consejo asesor, lo que, en su opinión, "es una instrumentalización claramente política dentro de una estrategia más global de negar competencias a la Junta de Andalucía.

El debate en torno a la Alhambra se limitó, según Revilla, "a una obsesión por su control y se ha argumentado todo tipo de cuestiones con ese objetivo". "La fundamental de ellas", añadió, "ha sido vincular la polémica del Rey Chico a la gestión del Patronato, con una gran hipocresía y un gran desconocimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 1997