Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso somete a votación la retirada del plan de humanidades de Aguirre

CiU y el PNV anuncian su primer voto conjunto contra el Gobierno

El plan de humanidades de Esperanza Aguirre ha llegado a un punto crucial en su complicada peripecia política. El pleno del Congreso de los Diputados decide hoy si solicita o no al Gobierno que retire su proyecto de decreto de enseñanzas mínimas de Geografía e Historia y de Lengua y Literatura para los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (12-16 años). Si se cumplen las previsiones, será la primera ocasión de la legislatura en que los nacionalistas de Convergència i Unió y el PNV se opongan conjuntamente a sus socios del Partido Popular. Los grupos del Congreso votarán una proposición no de ley del PSOE en cuyo primer punto se formula la petición de retirada del texto gubernamental.Este trance parlamentario ha suscitado la máxima preocupación de la ministra de Educación, que reiteradamente ha afirmado que no renuncia a su proyecto, encargo directo del presidente del Gobierno, José María Aznar, aunque se ha mostrado dispuesta a modificarlo.

Aguirre participó ayer en un debate sobre las humanidades en Barcelona. Cuando se le preguntó sobre sus expectativas ante el pleno, se limitó a decir: "Mañana será otro día". Respecto a las críticas al proyecto, la ministra afirmó: "Hemos intentado hacer las cosas científicamente, y por eso no hemos do directamente ningún decreto, a pesar de que el Gobierno tiene competencia para hacerlo". El criterio del Congreso no impide que el Ejecutivo lleve adelante sus planes, si bien una votación negativa lo colocaría en una situación política delicada. Si el resultado fuera positivo, Aguirre está decidida a no crispar el ambiente con declaraciones partidistas.

Las atropelladas negociaciones de última hora entre los partidos impiden vaticinar el resultado de la votación, que se presenta muy reñida. Hasta hoy al mediodía pueden presentarse enmiendas. Cualquier cambio de última hora, en absoluto descartable, o la inevitable ausencia de diputados modificarían los cómputos que puedan barajarse.

Con los socialistas (141 diputados) -votarán previsiblemente Convergència i Unió (16), el PNV (5), Nueva Izquierda (3), Iniciativa per Catalunya (2), Bloque Nacionalista Galego (2), Eusko Alkartasuna (1), Partido per la Independencia (1) y Unión Valenciana (1). Sumarían 172 votos.

Coalición Canaria se propone apoyar la proposición del PSOE sólo si, con las enmiendas pertinentes, se asemeja finalmente a la reciente moción del Senado, que excluyó la retirada expresa.

El rechazo a la iniciativa socialista cuenta por ahora con los 156 votos del Partido Popular Izquierda Unida no la respaldará en sus actuales términos, y, de hecho, negocia una enmienda transaccional que evite la petición de retirada. El no a la propuesta del PSOE sumaría 172 votos si esta negociación fracasa e IU votara con el Gobierno.

En el PSOE se han producido diferencias entre los partidarios de infligir una derrota política al Gobierno, cuya política y forma de actuar critican duramente, y quienes consideran que, en un asunto de esta naturaleza, con resonancias de definición nacional, el PSOE no puede salir retratado con los nacionalistas.El secretario general del Grupo Socialista, Jesús Caldera, manifestó ayer que su grupo no aceptará enmiendas que descafeínen su proposición, cuyo objetivo es exigir "con más claridad" a Aguirre que retire el proyecto y empiece de nuevo.

Convergència i Unió formalizó ayer su decisión de apoyar la proposición socialista. Josep Antoni Duran Lleida manifestó: "Ha sido el Gobierno quien nos ha conducido a esta posición". Duran añadió que para CiU hubiera sido preferible que "la forma de resolver este conflicto no fuera votando contra el Gobierno". CiU y el PNV prevén presentar una enmienda conjunta que refuerza la exigencia de respeto a las competencias autonómicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 1997