REVOLUCIÓN EN LA POESÍA

Imágenes del 2029 en el guión de 'Viaje a la Luna'

"1. Cama blanca sobre una pared gris. Sobre la cubierta aparece una danza de números, 13 y 22. Desde dos empiezan a surgir hasta que cubren la cama como hormigas diminutas. 2. Una mano invisible retira la cubierta. 3. Pies grandes corren rápidamente, con exagerados calcetines de rombos blancos y negros". Los 72 puntos (o planos) del guión Viaje a la Luna, escrito por Federico García Lorca en 1929 en Nueva York, se acaban de convertir en imágenes en una película ambientada en el año 2029."La poética lorquiana sigue absolutamente viva. Es nuestro homenaje al centenario de García Lorca", dice Javier Martín Domínguez (Segovia, 1954), productor y director de Viaje a la Luna, que después de tres semanas de rodaje en Madrid inicia el proceso de montaje, posproducción digital y sonorización.

La película forma parte del programa oficial del centenario de Lorca. Producida por Media Teix-Procesos Creativos, en colaboración con la Fundación García Lorca, se ha rodado en 35 milímetros, en blanco y negro y color, con un presupuesto de 75 millones y un metraje similar a los 17 minutos de El perro andaluz. Con el apoyo de Canal + y la SGAE, en la cinta, con fotografía de Javier Aguirresarobe (El perro del hortelano, Tierra, Secretos del corazón), coreografía de La Ribot y la colaboración inicial del pintor Frederic Amat, está interpretada por La Ribot, Marta Suárez, Antonio Valero y Enrique Alcidos, entre otros.

El manuscrito de Viaje a la Luna, adquirido por la Biblioteca Nacional tras una larga peripecia desde que fue escrito en dos días por Lorca en 1929 y entregado al cineasta y pintor mexicano Emilio Amero, ha tenido algunos proyectos de pasarlo al cine. El texto se publica y reproduce por primera vez en 1995 por Pre-Textos y pasa a las obras completas. Javier Martín Domínguez cree que el texto de Lorca, apuntes para una película muda, ha encontrado los medios técnicos adecuados, ya que se ha utilizado la última emulsión de película y cámara con cabeza caliente, con posproducción por ordenador. "Es un guión tan complejo y tan loco que pide estos medios, que hubieran gustado a Lorca. El texto está entre el cine y la literatura, dentro del ciclo poético de Poeta en Nueva York o El público. Cuando llega a Nueva York, en 1929, ya se había hecho El perro andaluz, de Buñuel y Dalí, que esconde una biografia de Lorca. Viaie a la Luna tiene claves de biografía lorquiana y de Dalí. Dalí se presenta al público de París como el arlequín, que es también el protagonista del guión. Es un viaje entre la infancia y la juventud, en un terreno de incertidumbre personal y sexual y un fuerte trasfondo de los prejuicios de la vida familiar. También es una historia frustrada de amor".

Añade que el guión sin diálogos ha sido "la guía esencial del proyecto, con un guión muy perfecto para un inexperto en cine como Lorca, que a su vez hay que interpretarlo para el cine con los medios actuales". Las claves surrealistas y las metáforas lorquianas "se han trasladado fielmente al cine con una riqueza visual extraordinaria gracias al trabajo de un maestro de la luz y del encuadre como Javier Aguirresarobe, que estoy seguro va a marcar un hito en nuestro cine".

La película se ha rodado durante tres semanas en escenarios naturales y plató de Madrid, como la antigua fábrica El Águila -Lorca anota la "vista de una avenida (Broadway) de noche"-, terrazas y un palacio. Para la banda sonora, junto a los efectos de sonido, el realizador baraja la colaboración de Michel Camilo (Two much, de Trueba) o el trompetista de jazz Wynton Marsalis.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS