Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olivos falsos

El diputado socialista Antonio Chazarra ha preguntado a la Consejería de Economía sobre las sanciones impuestas a los 25 agricultores que habían falseado su producción. La respuesta oficial es muy críptica.En uno de sus párrafos se lee: "El motivo por el que no han recibido ayuda dichos oleicultores [se refiere a cuatro agricultores de Moratal es que han solicitado pagos por producciones medias de olivo que llegan a superar los 59 kilos de aceituna [la media en la comarca es de unos 15 por olivo] o que provienen de olivos que habiendo sido declarados, ha sido comprobada fehacientemente su inexistencia".

Se añade que se ha recabado de la Agencia para el Aceite de Oliva [organismo público] un informe relativo a si procede o no realizar el pago". No se señala, sin embargo, lo que respondió la Agencia,

Chazarra comenta:

"Lo primero que quiero saber es qué ha dicho la Agencia. Lo único que está claro es que, si no se paga el mismo precio a todos los olelcultores, se dan casos como éstos".

"Los pequeños se ven obligados a realizar estas prácticas para poder sobrevivir. Mucho peor es lo que ocurre en Italia. Los agricultores italianos llenan los campos de árboles de cartón para que los helicópteros fotografíen más olivos de los que en verdad existen, y les paguen más" añade.

José Ramón Diez, responsable de la sección del aceite de la Asociación de Jóvenes Agricultores, reconoció la existencia de estas prácticas fraudulentas: "Aquí son mínimas. Donde son muy importantes es en Italia. Hay empresas que plantan olivos falsos para cobrar subvenciones. Si la UE diese una única subvención, con independencia de la producción, esto se erradicaría".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 1997