_
_
_
_

Intermón critica el proyecto de ley de Cooperación elaborado por el PP

La ONG pide un ministerio de exteriores y de ayuda humanitaria

El proyecto de ley de Cooperación para el Desarrollo presentado por el Gobierno será debatido en el Congreso: pero entre las entidades humanitarias (ONG), que en principio le han dado un margen de confianza, surgen serias dudas. Intermón, una de las principales ONGs de España, alertó ayer de que el proyecto mantiene "la primacía del interés comercial sobre el objetivo de erradicar la, pobreza" y pidió que un nuevo ministerio, Asuntos Exteriores y Cooperación, acabe con "las rivalidades entre Economía y Exteriores".

Intermón -que presentó ayer su informe La Realidad de la Ayuda 1997, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial por la Erradicación de la Pobreza- fue crítica con el proyecto. "El reto es evitar que el nuevo marco legislativo consagre los errores que han lastrado unos recursos cada día más escaso?, señalaron Ignasi Carreras, director general de Intermón, y José Maria Vera, coordinador del informe. "Cada vez estamos más lejos del objetivo del 0,7% que sacó a la calle a millones de españoles".Carreras pasó revista a la postura previa de los grupos parlamentarios ante el debate: "IU es la más cercana a los puntos de vista de las ONG. El PSOE, cuyo proyecto hace dos años no era muy distinto; parece que podría presentar una enmienda a la totalidad. Y CiU me temo que actuará dentro del paraguas de los acuerdos gubernativos. Sería una lástima que la ley fuese una ley de mínimos en el consenso".

"Hay 3.200 millones de personas obligadas a sobrevivir con dos dólares al día [unas 300 pesetas], y no existe voluntad política internacional de erradicar la pobreza extrema", dijo Carreras. "El Gobierno tiene la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) congelada en un 0,24%, por más que el PIB haya aumentado más del 3%. Lo sintomático es que, mientras los Estados cierran la mano, la gente es cada vez más solidaria: el año pasado las ONG hemos tenido un 20% de aumento de las aportaciones ciudadanas".

Problemas

En ese contexto, Carreras plantea varios problemas capitales en el proyecto de ley: "No resuelve uno de los principales problemas de la ayuda española: la primacía del interés comercial sobre la meta de erradicar la pobreza. Además, la ayuda española se orienta a Iberoamérica y al mundo árabe, y desoye al África subsahariana. Es importante que un Ministerio que englobe Exteriores y Cooperación se, haga con los mandos: hoy, un 58% de la ayuda es gestionada por Economía y Hacienda, y está cada vez más ligada a contratos para empresas españolas o a fondos gastados en España: retornan 85 de cada 100 pesetas invertidas en ayuda. En cuanto a las ONG, no vemos en el proyecto suficientes incentivos y medidas fiscales: pedimos que el ciudadano, al aportar su dinero a cooperación, desgrave un 25%. Por último, no se plantea una reforma de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), ni se habla siquiera de un estatuto del cooperante".Como positivo, Carreras destacó el papel que el proyecto otorga al Parlamento, el hecho de que haya planes rectores a cuatro años vista y la creación de una comisión interterritorial que coordine las ayudas estatales, autonómicas y municipales.

José María Vera indicó que España "está a la cola" de los países del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE en porcentaje del PIB para cooperación: su 0,24% se halla, desde luego, por encima de EE UU (0,10), pero lejos de la media de la UE, un 0,38%. El 0,7% sólo lo superan nórdicos y holandeses.

"En los años noventa hemos visto muchas cumbres", advierte Carreras, "pero luego los países ricos no cumplen. Y, al pensar en el proyecto de ley español, no podemos por menos que temer que las reivindicaciones sociales corran el riesgo de quedarse sólo en declaración de principios. Y, pese a que desde hace años las ONG venimos reivindicando una ley de Cooperación, hay que decir que si es mala no habrá merecido la pena".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_