_
_
_
_
_

Las madres que tienen hijos a edades avanzadas viven más que las que procrearon en la juventud

Las mujeres que tienen hijos a edad avanzada para la maternidad tienden a vivir más años que aquellas que procrean en la juventud, según han descubierto investigadores de EE UU. Los científicos concluyen que la maternidad tardía cuando no existía el control de natalidad puede ser un marcador de longevidad y de envejecimiento retardado.La investigación, dirigida por Thomas T. Peris, de la Escuela de Medicina de Harvard (EE UU), se presenta hoy en la revista Nature. Peris y sus colegas estudiaron los registros de dos grupos de mujeres nacidas en 1896: un grupo estaba formado por las mujeres que aún vivían cien años después, y el otro por aquéllas que habían fallecido, en 1969, a los 73 años. En las del grupo centenario se aprecia una tendencia cuatro veces más proclive a tener hijos en la cuarentena que las septuagenarias. Estas observaciones coinciden con las realizadas en moscas del vinagre (los animales más utilizados en genética del desarrollo) en las que se ha visto que la habilidad de producir huevos en fases vitales tardías corresponde con mayor expectativa de vida.Una conclusión que los investigadores sacan es que la menopausia, que protege a la mujer madura del riesgo de la maternidad, puede retrasarse en estas mujeres de envejecimiento lento. También consideran que la menopausia tardía puede ayudar a estas longevas a evitar enfermedades asociadas al envejecimiento. Las mujeres postmenopáusicas dejan de producir estrógenos y recientes investigaciones muestran que aquéllas que toman esta hormona son menos propensas a desarrollar Alzheimer.

Por otra parte, las mujeres holandesas tienen hijos mucho más tarde que el resto de las madres del mundo, según un informe del Instituto Nacional de Demografía que indica que las holandesas tienen el primer bebé a la edad media de 29 años, informa Sonia Robla. El uso de técnicas artificiales cuando empiezan a tener dificultades para engendrar hijos es también el más alto del mundo.

La tendencia a retrasar la maternidad se debe a las dificultades para combinar el cuidado de los niños con la vida profesional, indica el estudio. Por el mismo motivo aumenta el número de mujeres que no tienen hijos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_