Creada la primera oveja clónica con un gen humano para dar una proteína en la leche

El experimento servirá para tratamientos de distintas enfermedades

Dolly, la primera oveja clónica del mundo engendrada a partir de la célula mamaria de otra oveja adulta, tiene ya sucesora. Se llama. Polly, es transgénica y cuenta con un valor añadido: entre sus genes hay uno humano destinado a la producción de una proteína humana en su leche. Ésta ayudará a combatir enfermedades como la hemofilia o la osteoporosis en las personas. Como su predecesora, este animal ha sido obtenido por el Instituto Roslin de genética molecular de Edimburgo (Escocia) y. el Centro de Investigación y Aplicaciones Terapéuticas PPL, que comercializa la tecnología.

Más información
'Dolly' + 'Tracy'= 'Polly'

Polly, con dos semanas cumplidas, tiene otras cuatro hermanas de experimento, portadoras también de genes adicionales. Ella lleva el gen humano y otro ,marcador del experimento. Los expertos esperan que otros dos corderos presenten los mismos genes en los análisis que hay que realizar todavía. Las dos restantes sólo deberían acarrear uno, el marcador.La técnica de clonación es igual a la utilizada para fabricar a la ya célebre Dolly, sólo que ahora se han empleado células embrionarias para la clonación en lugar de células adultas diferenciadas (mamarias). A Dolly no le añadieron genes, no era transgénica. Sin embargo en Polly, se ha dado una paso más en esta línea dé investigación al incorporar a su genoma un gen humano. "Esto es lo que dijimos a todo el mundo que íbamos a hacer, pero es estupendo poder decir que lo hemos hecho", afirmó Ron James, director de la empresa que financia el experimento.

Madre de alquiler

Para obtener cada uno de los cinco animales los investigadores añadieron un gen humano al núcleo de una célula de oveja. Este último contiene los cromosomas, es decir, la información genética que se transmite a la descendencia. La célula se fusionó luego con la de un_embrión de oveja al que previamente se le había extraído el núcleo. Cada embrión engendrado fue. implantado en una oveja adulta diferente de cabeza negra, Scottish Blackface. Polly ha sido bautizada así porque procede de un rebaño de Poll Dorset.Las ovejas transgénicas cuentan desde 1992 con una precursora emblemática, Tracy. Es un ganado lanar en cuyas células germinales (los óvulos fertilizados, por ejemplo), se introdujeron genes de otras especies para dotarles de ciertas características o bien para investigar. Tracy tenía una secuencia genética humana para que produjera con su leche la proteína humana Alfa 1 Antitripsina.

Crear transgénicos es, un procedimiento lento y difícil y se obtienen pequeñas cantidades de la perseguida proteína. La clonación, mediante la técnica de transferencia nuclear efectuada ahora con Polly, permitirá que todos los animales obtenidos sean hembras que en su leche segreguen las proteínas humanas deseadas. Y es factible fabricar un rebaño, entero de cabezas genéticamente idénticas.

"Polly supone la cristalización de nuestro deseo último, conseguir de golpe rebaños que produzcan altas concentraciones de proteínas terapéuticas en su leche", ha dicho Alan Colman, director de investigaciones del centro PPL.

Su próximo paso consistirá en afinar la adicción de genes para que entren con mayor precisión en el núcleo celular y lograr mayor eficacia en la producción. Las vacas, que producen mucha más leche, serían las próximas candidatas obvias para estas técnicas. Su mejora puede servir además para sustituir genes en lugar de añadirlos. Otra aplicación son los cerdos transgénicos, en experimentación para utilizar sus órganos en trasplantes humanos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS