Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
44 FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

"Siento la necesidad ética de opinar"

"Todas mis películas nacen de una necesidad. Ahora siento la necesidad ética y moral de opinar sobre un tema", confesó ayer Carlos Saura en San Sebastián tras la presentación de Taxi, la primera película española a concurso en el festival, y que supone su vuelta a la calle más dura y terrible. Junto a Saura, estuvieron los dos jóvenes protagonistas, Carlos Fuentes e Ingrid Rubio, y el guionista Santiago Tabernero.Con Taxi, -"espero que los taxistas madrileños entiendan que la película es una metáfora, que lo que se narra también puede suceder en otro gremio -Saura se adentra en el fundamentalismo, xenofobia y nacismo desde una postura casi minimalista, que ha encontrado, por primera vez en su carrera, en un guión ajeno. "Lo que más me interesó fue el tratamiento que se hacía de este tema grande, y terrible en el seno de un pequeño grupo, una familia de clase media, la historia del descubrimiento por parte de una joven de que su padre y los amigos de su padre son unos asesinos".

Saura ha huido de hacer un filme costumbrista, realista o documental, y se ha centrado en sacar a la luz un "tema que desgraciadamente está muy presente, como es el racismo". Y por supuesto ha evitado todo afán moralista: "Hay mucha más violencia en la calle que la que hemos presentado nosotros en Taxi.. No responde exactamente a un documental pero es algo que puede pasar y llegar mucho más lejos. Hechos semejantes suceden todos los días. Es algo que está latente y que desgraciadamente va a peor. Sólo queríamos decir que ese problema está ahí, aunque las soluciones no las conocemos", dijo Saura.

El director reconoció que aunque la violencia aparecía siempre en sus películas, no se sentía nada cómodo rodando. "Me cuesta mucho, y trato en todo momento de que la violencia no sea gratuita. Odio el cine que se regodea en la muerte y la sangre a cámara lenta. Pero la violencia es necesaria en los temas que trato".

Tras su experiencia en Flamenco, Saura parece haber encontrado en el director de fotografía Vittorio Storaro un perfecto aliado. Se han encontrado de nuevo en Taxi y lo harán próximamente en Tango, el filme que rodarán en Argentina con Julio Bocca.

En el proyecto más inmediato de Saura, Pajaricos, que empieza a rodar el 7 de octubre, no estará Storaro, porque se encuentra rodando en Estados Unidos con Warren Beaty. "Es una persona muy estimulante, un ser humano extraordinaro, inteligente, un sabio de la fotografía. Tiene una visión personal de la luz que me interesa muchísimo. No se limita a aceptar criterios fáciles, y prepara las películas como yo no conozco a nadie", dijo el director del fotógrafo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 1996