Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios miles de agricultores piden ayudas para la avellana

Varios miles de agricultores salieron ayer a las carreteras del Camp de Tarragona pendientes del Consejo de Ministros de Agricultura de la UE que hoy y mañana debe discutir el futuro del sector de la avellana en Luxemburgo. Las columnas de humo negro de las ya tradicionales hogueras de neumáticos eran visibles a varios kilómetros.Esta vez no fue para cortar carreteras, sino como una advertencia simbólica de lo que puede pasar si la UE no aprueba las ayudas directas a los productores, solicitadas conjuntamente por Italia, Francia y España. Esta es la única alternativa para la supervivencia del sector ante la ruptura del mercado por la entrada masiva de avellana a bajo precio, propiciada por los acuerdos preferenciales con Turquía, el primer productor mundial.

El Consejo de Ministros de Agricultura que empieza hoy tiene en el orden del día la reforma de la Organización Común de Mercados (OCM) de frutas y hortalizas, donde se incluyen las ayudas a los frutos secos.

Los dirigentes de Unió de Pagesos, el sindicato convocante de las movilizaciones, esperan que España consiga los apoyos necesarios para que el Consejo encargue a la Comisión Europea la redacción de una propuesta para otorgar las ayudas directas. La tarea no es fácil, ya que los países productores directamente afectados son minoría: Italia, España y Francia, y, en menor medida, Portugal y Grecia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 1996