La Habana: "Washington insulta al mundo"

El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, criticó ayer al presidente norteamericano, Bill Clinton, por su decisión de firmar la ley Helms-Burton, que recrudece e internacionaliza el bloqueo contra la isla, y calificó dicha legislación de "insulto al mundo y a la inteligencia". Alarcón manifestó que una "persona con un mínimo de seriedad lo que puede hacer después de firmar una ley como ésta es encerrarse en su habitación y no mostrarse al mundo", y mucho menos participar en una cumbre internacional contra el terrorismo."¿Qué va a decirle a esos dirigentes de esos Estados que se va a encontrar en Egipto? ¿Que EE UU no tiene el menor respeto por ningún país? ¿Que se permite el lujo de firmar una ley que él sabe que en sí misma es ilegal, y que expresa toda la arrogancia y la prepotencia nortearriericana?", se preguntó Alarcón. Y añadió: "Nunca un Parlamento del mundo se ha revolcado en la tontería y en la violación tan burda del derecho internacional, pretendiendo dictar leyes para el mundo entero".

Para Alarcón, el principal mensaje de la ley Helms-Burton es que Estados Unidos no va a normalizar sus relaciones con Cuba. "Ven a Cuba como los anexionistas de principios de siglo", como un país sobre el que creen tener derecho y al que pueden dirigir, aseguró.

El presidente del Parlamento opinó que, "a partir de ahora, habrá un requisito imprescindible para que pueda darse una normalización de las relaciones entre Cuba y EE UU: que los norteamericanos arrojen la ley Helms al cubo de la basura". Alarcón dijo que eso sólo ocurrirá cuando los congresistas norteamericanos "actúen como legisladores y no como gánsteres", que no sólo se han puesto del lado de los "malhechores" durante el incidente de las avionetas del 24 de febrero, sino que ahora regalan a "la mafia contrarrevolucionaria de Miami" una ley "delirante", "demoniaca" y "abominable".

Alarcón dijo que, en vez de ejercer sus poderes excepcionales para criticar una ley que traerá a EE UU numerosos problemas con sus aliados, "Clinton actuó como un adolescente: la veto, no la veto; me opongo, no me opongo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50