Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Vargas Llosa hablará sobre Azorín en su ingreso en la RAE

El escritor Mario Vargas Llosa ya tiene fecha para pronunciar su discurso de ingreso a la Real Academia Española, el próximo 15 de enero. Elegido el 24 de marzo de 1994,el autor, hispano-peruano será el primero en ceñirse al artículo 9 de los nuevos estatutos de la Academia y ocupará un sillón indefinido, y no el correspondiente a una letra del alfabeto como se hacía hasta ahora. El autor de La ciudad y los perros fue presentado como candidato único, con la firma de Rafael Lapesa, Pedro Laín Entralgo y Camilo José Cela.Vargas Llosa ha titulado su discurso Las secretas ficciones de Azorín. "A mí siempre me ha gustado Azorín, tanto su novela como sus ensayos" explica. "Pero he enfocado mi discurso, en torno a su trabajo periodístico porque creo que fue precisamente allí donde se expresó más libremente su inventiva que en la propia ficción".

Vargas Llosa, que fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Valladolid el pasado lunes, dijo que la literatura no debe utilzarse con fines políticos. A pesar de que sus novelas, especialffiente las últimas, están muy comprometidas con la conflictiva realidad social del Perú, el escritor no quiere que sean leidas como obras de contenido político. "En mis novelas hay una alusión directa a una problemática muy amplia, social y moral, que tiene naturalmente una incidencia. política. Pero yo no quisiera, que mis novelas fueran leídas como proclamas políticas. Lo que tengo que decir respecto a eso lo hago en mis artículos periodísticos".

La ficción para el autor de La guerra del fin del mundo es su más placentero refugio y ahora se encuentra escribiendo una nueva. obra que se titulará Los cuadernos de don Rigoberto. "Es una novela en la línea de Elogio de la madrastra", explica. "Está relacionada con la pintura y hay cierto humor en las situaciones. Ya tenía yo ganas de volver a enfrascarme en una novela".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1995