Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine español conmemora su centenario con un homenaje a los clásicos

'La verbena de la Paloma', de Benito Perojo, abre los actos el día 17

La recuperación del patrimonio cinematográfico español centrará los actos del centenario del cine, que dan comienzo oficialmente el próximo día 17 en Madrid y que se alargarán hasta el mes de mayo del año próximo, con una gran proyección pública en las calles de esta ciudad. La verbena de la Paloma, un clásico recién restaurado de Benito Perojo, y su protagonista, Raquel Rodrigo, serán objeto de un homenaje junto al crítico e historiador Florentino Hernández-Girbal y al director barcelonés Francisco Rovira-Beleta, dos veces candidato al Oscar.

Las dos fechas elegidas, octubre de 1995 y mayo de 1996, coinciden con los respectivos aniversarios del rodaje del primer filme español, La salida del Pilar de Zaragoza, y la primera proyección en una sala pública realizada en los bajos del hotel Rusia, en la madrileña Carrera de San Jerónimo.En los actos, coordinados por la Asociación Cien Años de Cine, participan todas las organizaciones cinematográficas españolas y asociaciones audiovisuales, representadas por directores, fotógrafos, técnicos, decoradores, guionistas, exhibidores, actores y productores.

No se puede mirar al futuro sin cuidar el pasado. Bajo esta filosofía, el cine Coliseum, en la Gran Vía madrileña, será el escenario del llamamiento que el día 17 de este mes -fecha que coincide con el rodaje del primer filme español, La salida del Pilar de Zaragoza, hace 100 años- todas estas organizaciones harán por la conservación y recuperación del patrimonio cinematográfico de nuestro país y que será leído en público.

Un campo estéril

El director general de la Unesco, el español Federico Mayor Zaragoza, invitó hace dos años a todos los sectores del cine a iniciar una campaña para salvaguardar el patrimonio del arte del siglo XX. Ante la falta de conciencia con respecto a la inversión empresarial en la recuperación de nuestra memoria cinematográfica, lo que no pasa en otros campos del arte, el llamamiento espera servir de abono en un campo de momento estéril.

Ese día se proyectará la recién restaurada La verbena de la Paloma, dirigida en 1935 por Benito Perojo. Su protagonista, Raquel Rodrigo, está encantada porque hayan elegido este filme para el centenario. Para esta actriz, cuya carrera tuvo su auge entre 1932 y 1947, años en los que protagonizó muchas películas, La verbena de la Paloma fue el filme con el que más renombre alcanzó. Aunque ahora se arrepiente de haber dejado su carrera tras su matrimonio -"hice mal al dejarlo"-, Raquel Rodrigo ha mantenido su actividad artística privada, bailar sevillanas a diario, hasta que un problema de cervicales se lo ha impedido.

Junto a La verbena de la Paloma, de la que se han recuperado 14 minutos, se proyectarán tres obras cortas: Rompeolas y visita a la escuadra inglesa (1901), de Fructuos Gelabert; Barcelona en tranvía (1909), de Ramón Baños, y Madrid (hacia 1910), de la que se desconoce su director. Las proyecciones contarán con la actuación en directo del pianista Richard Krull. En este acto, se rendirá homenaje a la protagonista de La verbena de la Paloma, Raquel Rodrigo, una de las actrices más importantes del nacimiento del cine en España; al crítico e historiador Florentino Hernández-Girbal y al barcelonés Franciso Rovira-Beleta, como ejemplo de la importancia de Barcelona y el cine catalán en el nacimiento del cine español. Fotos fijas y carteles de películas animarán la jornada en una exposición que será itinerante.

El público de la calle podrá conocer la historia de nuestro cine mediante unos ciclos que en Madrid comenzarán el día 18 con la proyección en una sala pública -los cines Acteón- de las 42 películas mejores de nuestra historia. En este primer ciclo, se tendrá la ocasión de ver, por ejemplo, La aldea maldita, La caza, Furtivos, El espíritu de la colmena o Los Tarantos. Estas proyecciones viajarán por toda España en 1996.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 1995