Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos recibirá unas ayudas, de 100.000 millones

El desencadenante del nuevo clima en el conflicto pesquero ha sido el desbloqueo previo, -tras nueve meses de parálisis- de las negociaciones para el acuerdo de asociación euromediterránea, bilateral, pero enmarcado en una política global para toda la zona. La UE ha hecho saber a Rabat que las ayudas financieras otorgables en concepto de apoyo a la modernización económica y a la digestión de nuevas liberalizaciones podrían alcanzar unos 600 millones de ecus (en torno a los 100.000 millones de pesetas). Esa cantidad forma parte del paquete de 750.000 millones de pesetas acordado para toda la cuenca sur mediterránea en la cumbre de Cannes.Estas subvenciones -posibles créditos del Banco Europeo de Inversiones aparte- cuatriplican los 155 millones de ecus recibidos por Rabat por los últimos protocolos financieros, el anterior sistema. Túnez, el primer país en firmar, contará con 230 ó 250 millones de ecus para los próximos tres años.

Derecho de establecimiento

Este acuerdo global está todavía en mantillas. El segundo pactado -el de Israel-, ha su puesto durísimas discusiones, pese a que la importancia de su capítulo agrícola no alcanzaba siquiera la cuarta parte del marroquí. Otro problema duro de roer será el relativo al derecho de establecimiento. Pero la presidencia española tiene el firme empeño de cerrarlo antes, de la Conferencia Euromediterránea de Barcelona, en noviembre. El Gobierno marroquí empezó a creer en la seriedad del planteamiento comunitario a partir de las decisiones financieras de Cannes, viendo también cómo Túnez se le adelantaba. Su aspiración fundamental era convertirse en el país hegemónico del área mediterránea, trabando con Bruselas una relación privilegiada respecto a sus vecinos. y criticando el supuesto café para todos en que consiste la política comunitaria. El propio Hasan II reiteró la semana pasada en Rabat su deseo de adherirse a la UE, con ocasión de la reciente visita de Jacques Chirac.

Pero Marruecos no tiene el mismo peso que Rusia en relación con sus vecinos respecto a la OTAN, respondían fuentes comunitarias, y además los noreuropeos, aunque apoyan el impulso a la política mediterránea, no entenderían esta especificidad.

Sin embargo, las relaciones sí son privilegiadas con España y con Francia. Diplomáticos españoles destacaban que han sido distintas iniciativas españolas las que han incorporado a Marruecos en la lista de paises receptores de ayuda macroeconómica y en el grupo de terceros países con relaciones privilegiadas en materia de Justicia e Interior (con el Este, Noruega, Suiza y Canadá). Y que gracias a los esfuerzos de la Comisión y de España por comunitarizar la política mediterránea se han logrado los fondos de Cannes: quienes se inclinaban, como los británicos, por no favorecer a los magrebíes, se allanaron cuando se les advirtió que países de su influencia, como Egipto, recibirían el mismo tipo de ayudas. "Y así, con un planteamiento global, todos los países europeos tienen algún país de la cuenca sur que defender", indicaban estas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 1995