La ministra Alborch llora en los Premios Nacionales al recordar a Forqué

Els Joglars, que renunció al galardón, fue tratado con todos los honores

Carmen Alborch, ministra de Cultura, lloró ayer al hablar del cineasta José María Forqué, recientemente fallecido, en la entrega de los Premios Nacionales que su departamento otorgó a 23 personalidades, entre ellas el grupo catalán de teatro Els Joglars, que, a pesar de haber renunciado al premio, fue tratado como un galardonado más al que se nombró y aplaudió en el acto, a pesar de su ausencia. Su director, Albert Boadella, concluyó ayer que un premio así es como un juicio, con sus diligencias previas, sumario y sentencia: "Aunque digas que eres inocente no sirve de nada y te condenan, no puedes hacer nada, me ha caído encima todo el peso de la ley".

Los Premios Nacionales del Ministerio de Cultura recayeron en Juan Mariné y José María Forqué (cine, que recogió su hijo Álvaro), Carmen Martín Gaite (letras españolas), Guillermo Heras y Els Joglars (teatro), Miguel Ángel Ladero (historia), Rafael Guillén (poesía), Rafael Sánchez Ferlosio (ensayo), José María Rodríguez Méndez (literatura dramática), Gustavo Martín Garzo (narrativa), Gabriel Janer Manila (literatura infantil y juvenil), Pedra Bádenas de la Pefia (traducción), Feliú Formosa (obra de un traductor), Emilio Briatore (circo), Ranión Oller (danza), Eva Lootz (artes plásticas), Enrique Morente y Jesús Villa Rojo (música), Tusquets Editores y Anagrama (editorial), revista El Urogallo (fomento a la lectura), Domenech i Montaner (restauración y conservación) y Gabriel Cualladó (fotografila). Los últimos cuatro galardones se otorgan por primera vez. En nombre de todos ellos intervino en el acto la escritora Carmen Martín Gaite.La ministra, que habló de todos y cada uno de los galardonados, se emocionó al destacar la labor de José María Forqué, desaparecido recientemente. Desde el patio de butacas la escuchó, también emocionada, su hija Verónica. Ambas se fundieron en un abrazo al terminar el acto.

También tuvo palabras de elogio hacia Els Joglars, grupo que renunció a¡ galardón "porque llegaba demasiado tarde y además debía compartirlo con Guillermo Heras, al que calificaron de funcionario dócil". Ayer, su director, Albert Boadella, al conocer cómo había transcurrido el acto decía entre risas: "Me ha caído todo el peso de la ley, no puedo hacer nada". Alborch dijo que la actitud de Els Joglars era razonable, pero que el jurado reconoció su meritoria labor y no se les podía no mencionar: "No hay que fijarse en esta ausencia, sino en lo acertados que han estado todos los jurados dando estos premios tan merecidos", dijo Alborch. El dinero del galardón de Els Joglars (dos millones y medio de pesetas) aún no sabe dónde lo empleará Cultura.

La ministra también afirmó no tener decidida la persona que sustituirá a Juan Francisco Marco al frente del Inaem, aunque ha trascendido que le gustaría que fuera una mujer: "Admito buenos consejos", afirmó ella. Juan Francisco Marco señaló que, de ser cierto que se busca a una mujer para sustituirle, le parece bien: "Estoy a favor de la discriminación positiva".

Salamanca

En el contexto de este acto, al que acudieron numerosas personalidades, Carmen Alborch dijo que el martes explicará las decisiones que su ministerio ha tomado respecto al Archivo Histórico Nacional: "Nos preocupa especialmente que una ciudad como Salamanca se haya visto agraviada, cosa que lamento, y no estoy de acuerdo con Jorge Semprún al afirmar que allí se han producido manifestaciones de connotaciones franquistas; es una generalización y por nada heriría la sensibilidad de los salmantinos".

Respecto a la petición en cadena de otros bienes, como la Dama de Elche, Alborch afirmó que son temas recurrentes: "Mi intención, tanto en el tema de Salamanca como en otros, es dar voz a los expertos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de abril de 1995.