La sanidad pública se amplía a la salud bucodental infantil y a la psiquiatría

El Gobierno aprobó ayer el catálogo de prestaciones, que incluye tratar la infertilidad

Los niños, hasta los 14 años, tendrán en pocos días derecho a ir al dentista de la sanidad pública. El decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros no fija prácticamente limitaciones a este tipo de cobertura, que hasta ahora se limitaba a las extracciones y poco más. Los tratamientos psiquiátricos y los de infertifidad también los cubrirá el Sistema Nacional de Salud. Son las novedades más relevantes del llamado catálogo de prestaciones sanitarias, que, por lo demás, es la enumeración de los tratamientos que ya se hacen. Izquierda Unida y el PP rechazaron su idoneidad y su utilidad.

"Era importante hacer esta enumeración porque de esta forma se explicita a qué tienen derecho los usuarios de la sanidad pública", explicó ayer la ministra de Sanidad, Ángeles Amador, al término del Consejo de Ministros. "El decreto aprobado, además, intenta garantizar la idoneidad y eficacia de esas prestaciones".Incluir los tratamientos de infertilidad fue uno de los capítulos más debatidos. Éste, finalmente, ha entrado en el catálogo y se traduce en la cobertura pública de anticoncepivos, fecundación asistida y ligaduras de trompa, entre otras.

La salud buco-dental de los niños es, de todos modos, la novedad que más cambios va a requerir del sistema nacional de salud -llamado así al conjunto' de la Seguridad Social y los servicios sanitarios autonómicos- "Hay dentistas en la sanidad pública, pero es verdad que en muchos lugares tendremos que incorporar algunos más para hacer frente a esta nueva prestación", dijo la ministra, que explicó que ésta es la única de las prestaciones que debería cubrir al total de los usuarios y que no se hace por motivos puramente económicos.

El PP, en contra

"Pens amos que, al menos de esta manera, se cubre la asistencia buco-dental en la etapa de mayor riesgo y mayor necesidad de prevención", dijo ayer la ministra. Aparte de los niños, la salud buco-dental se ha ampliado, también mediante este decreto, a las mujeres embarazadas.

En general, el decreto hace mucho hincapié en explicitar los tratamientos preventivos a los que tiene derecho el ciudadano español.

El principal partido de la oposición tildó ayer la aprobación del catálogo de "decepcionante y preocupante" por cuanto "convierte el sistema nacional de salud en un sistema de beneficiencia", en palabras del portavoz de Sanidad del PP Enrique Fernández Miranda. "Hasta ahora, la gente iba al médico y punto. Ahora tiene que consultar previamente un catálogo".

Respecto a la salud buco-dental de los niños, Fernández Miranda es escéptico. "No he visto ninguna partida especial para tener más dentistas o invertir en aparatos. Se está engañando a la gente".

Tampoco a IU le gusta el catálogo por inncesario. La ampliación a la salud buco-dental le parece a la portavoz de Sanidad , Ángeles Maestro, "más una medida propagandística, porque no hay presupuesto para realizarla".

"La finalidad de este catálogo es recortar el gasto", dijo ayer el presidente del Consejo General de Médicos, José Fornes, que criticó que los médicos tengan que entregar al paciente que lo pida la historia clínica.

El sindicato CC OO aplaudió el decreto por considerar que consolida el sistema nacional de salud, aunque añade que "no define criterios de eficiencia que permitiría revisar, limitar, reducir o eliminar procedimientos actuales ineficientes". UGT también valoró positivamente el decreto añadiendo que le parece negativo que la salud buco-dental no sea universal.

Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la Federación de, Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, dijo estar a favor del catálogo.

Los últimos adelantos, al alcance de todos

A Ángeles Amador le escandalizan las colectas que periódicamente se organizan para llevar a un niño a realizar un trasplante a Estados Unidos. "Bastante inquietante es que tu vida dependa de una operación como para que encima el usuario se crea que depende también de tener o no 40 millones; lo que es mentira. Porque en España se hacen los mismos trasplantes que en Houston, pongo por caso", dice Amador.Por eso, el decreto aprobado ayer por el Gobierno excluye explícitamente toda la asistencia sanitaria que se realice fuera del sistema nacional de salud, a no ser que ésta se haya hecho por motivos de urgencia o dentro del ámbito de la Unión Europea o de otro país que tenga algún convenio bilateral en materia sanitaria.

El decreto establece una excepcionalidad importante: si hay alguna novedosa técnica no desarrollada en España, la sanidad pública garantizará esa prestación bien trasladando a los profesionales extranjeros a España o bien a los españoles fuera para realizar e incluir en el sistema dicha técnica. "De esta forma queda garantizado que los últimos adelantos estén al alcance del usuario", explicó ayer la ministra, que insistió: "En estos momentos no hay ninguna razón para enviar a nadie a Estados Unidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de enero de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50