Solbes logra el apoyo de los ministros de Economía de la UE, que dan por superada la Crisis monetaria

El Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) de la Unión Europea (UE) dio ayer por terminada la turbulencia monetaria que ha afectado a la peseta, la lira y la corona sueca, entre otras monedas. Los ministros de Economía de los Quince respaldaron, en su primera reunión bajo presidencia francesa, el reciente paquete de medidas económicas aprobadas el viernes pasado por el Gobierno español, que les explicó Pedro Solbes. Los titulares de Economía comunitarios decidieron dar prioridad a la lucha contra el déficit público en el programa de convergencia.

Más información
Solana y Rubalcaba aseguran que las elecciones anticipadas frenarían la recuperación económica
El Banco de España descarta subir de los tipos
González llama a la movilización del Gobierno y del PSOE para afrontar la crisis política
Los apoyos políticos y económicos hacen que se recupere la Bolsa pero no fortalecen la peseta

No hubo voces discrepantes, aunque no se entrara "en honduras". El más entusiasta defensor de España fue el ministro belga, Phillipe Maystadt, para quien la adopción del último paquete económico del Gobierno español, que Pedro Solbes explicó durante el almuerzo de los ecofines, "muestra su determinación" en mantener la política de estabilidad macroeconómica y cambiaría "y ha despertado el sentimiento de todos de que el Gobierno español no abandona la partida". "Parece serio", añadió, " y por tanto no hay ninguna inquietud", dijo.Los demás se expresaron en términos similares. El presidente del Comité Monetario, Nigel Wicks; el ministro francés, Edmond Alphandéry; el comisario de Finanzas, Henning Christophersen. Todos ellos manifestaron la opinión de que las turbulencias ya se han calmado".

El ministro francés, actuando como presidente, insistió en que el nuevo paquete presentado por Solbes "ríos demuestra la voluntad de su Gobierno de mantener la estabilidad". Su homólogo alemán, Theo, Waigel, añadió que "se ha demostrado el buen funcionamiento de las nuevas bandas del Sistema Monetario Europeo". Y el director general de Política Monetaria de la Comisión, Giovanni Ravasio, aseguró que "lo peor de la crisis ha pasado". "España, que tiene Gobierno, lo que de momento no le sucede a Italia, ha tomado las medidas oportunas", indicó.

Las referencias del ministro español a la prioridad de la lucha contra el déficit público resultaron particularmente gratas a los oídos de sus. colegas. Tanto defienden esta prioridad que se han subido el listón pata el autoexamen colectivo en el procedimiento de los llamados déficit excesivos. Este examen -con las consiguientes recomendaciones y, en su caso, apertura de proceso sancionador- fue iniciado el año pasado con vistas a asegurar el cumplimiento de las condiciones de convergencia para la moneda única pactadas en Maastricht. En 1994, la reválida se produjo en septiembre- octubre. Pues bien, para este año se ha adelantado a junio, con objeto de "no interferir" la elaboración de los presupuestros de los Estados miembros, anunció Alphandéry: en realidad se autotorgan así un período más largo para apretar los tornillos a sus respectivos colegas de gabinete.

Detonante exterior

El ministro español hizo hincapié en que "el detonante" de la reciente tormenta monetaria "es exterior, la debilidad del dólar y la consiguiente alza del marco, que otras monedas no han podido seguir". Sin negar el componente político adicional en el caso español, Solbes aseguró que el principal factor de la crisis se ha superado: el dólar se recupera. Además, dijo, "Italia tiene ya un nuevo Gobierno, que ha sido bien recibido por los mercados". Respecto a España, insistió en que el Gobierno "ha clarificado que sigue creyendo disponer de mayoría parlamentaria y que sigue adoptando las medidas que debía adoptar". "Creo que eso ha sido valorado por el mercado", comentó. Pese a ello, reiteró su convicción de que la peseta está infravalorada, y que su cotización adecuada debería situarse entre las 84,5 y las 85 pesetas/marco. La actual cotización "no se corresponde con la realidad económica".

Solbes se negó a confirmar si el Banco de España ha actuado o no durante, la crisis, porque su "norma es no comentar" estas cuestiones. Y a la pregunta de si tras esta fase de tormenta monetaria puede suceder otra, espoleada por la Crisis política, distinguió "entre la crisis política real, que supone falta de mayoría parlamentaria", que no sería el caso, "y la crisis inducida, es decir, unas especulaciones que pretenden forzar una crisis", que "es lo que hemos pagado".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS