VIOLENCIA INTEGRISTA EN ARGELIA

El Gobierno argelino refuerza el control en los aeropuertos

El Gobierno argelino ha dado instrucciones "firmes y precisas" para reforzar la vigilancia en los puertos y aeropuertos tras el secuestro aéreo del pasado sábado. La noticia de la liberación de los rehenes se recibió anoche con satisfacción en la presidencia argelina, a la que el primer ministro francés, Édouard Balladur, comunicó directamente los resultados de la intervención policial en Marsella.El ministro del Interior argelino, Abderramán Mizian Cherif, afirmó ayer que el jefe del comando que secuestró el aparato de Air France, identificado como Abdalah Yahia, era conocido por los servicios de seguridad de Argel por su "extrema crueldad".

En opinión del ministro, la culpa del fracaso de las operaciones en la capital argelina la tiene el piloto del avión francés, que impidió llevar a cabo una operación de rescate de los pasajeros. "Un procedimiento sereno preparado desde el sábado debía desembocar en la liberación del conjunto de los pasajeros y de los miembros de la tripulación. Simplemente el comandante del aparato, que ciertamente ha sufrido enormes presiones, se ha mostrado más blando ante quienes le retenían como rehén y de alguna manera ha hecho fracasar la operación", aseguró el ministro, sin dar otro tipo de indicaciones, pero recalcando que el capitán "no desempeñó su papel".

Más información
El asesinato de un ciudadano francés decidió al presidente Zerual a dejar partir el avión de Argel
Dos secuestros acabaron en territorio español

El piloto parece así haber sido acusado de dejarse someter al síndrome de Estocolmo -simpatía sentida por los rehenes hacia los secuestradores-, pero en el fondo de las palabras del ministro del Interior se esconde una polémica o una crítica política mucho más dura e importante dirigida a Francia, que se concreta en la actitud que el Gobierno de París ha mantenido con respecto a Argelia en la forma de llevar esta crisis, según se aseguraba ayer en círculos diplomáticos.

Desavenencias y polémica

A pesar de éstas desavenencias y polémicas, Balladur y su homólogo argelino, Mokdad Sifi, han estado siempre en contacto para seguir de cerca la evolución de una situación en la que estaban en juego, entre otras, las vidas de una cuarentena de viajeros franceses. Estos contactos se hicieron mucho más estrechos después de que se produjera la última muerte, que eleva ya a 23 la cifra de franceses asesinados en Argelia desde hace dos años, sobre un total de 72 extranjeros que han sido asesinados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

[Ante las críticas vertidas por el ministro del Interior argelino contra el piloto del aparato secuestrado, la dirección de la companía aérea francesa difundió en la mañana de ayer un comunicado en el que afirmaba que no tenía ningún comentario que hacer a las manifestaciones del político argelino, salvo "subrayar el coraje y la sangre fría de la tripulación y del comandante de a bordo", informa desde París la agencia France Presse. Air France no reveló la identidad del comandante del avión.]

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS