Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de la Competencia elabora un informe sobre el cine

El sector del cine en España es uno de los cinco sobre los que el Tribunal de Defensa de la Competencia está elaborando este año un informe. El cine es el primer sector en el ámbito de la cultura que el tribunal que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez entra a estudiar. "De un simple vistazo parece claro que en la ley del cine existen una serie de restricciones, como las cuotas de pantalla y las licencias de doblaje, que no existen en otros países", dijo ayer a este periódico Fernández Ordóñez, que reconoció que el cine no es el único sector cultural en el que parece que existen restricciones a la libre competencia. "Ahí está el sector del libro", apuntó el presidente.Este tribunal, cuya finalidad es la de servir de garantía de que en todos los campos exista una verdadera libertad de competencias, tiene dos maneras de actuar: mediante informes periódicos, que tienen carácter consultivo, que este organismo eleva al Gobierno o al Parlamento solicitando cambios en determinadas legislaciones o como un tribunal que dicta sentencia vinculante ante una determinada denuncia presentada por alguna de las partes implicadas.

Una ley convulsiva

A lo largo del último año, el cine en España ha vivido una auténtica convulsión, paralela a las discusiones sobre el primitivo decreto ley presentado por la ministra de Cultura, en diciembre pasado, y finalmente aprobado con rango de ley en el mes de mayo en el Congreso, de los Diputados con el título de Protección y Fomento de la Cinematografía.Fueron precisamente las cuotas de pantalla y las licencias de doblaje los puntos sobre los que giró la polémica, ya superada por todos los sectores. Según la ley, las salas de cine están, obligadas a proyectar un día como mínimo de cine europeo por cada tres de filmes norteamericanos. En cuanto a las licencias de doblaje, el texto establece que para distribuir una película norteamericana en versión doblada se necesita la previa obtención de las licencias correspondientes, para lo que exige una serie de requisitos, como son los ingresos brutos en taquilla por los filmes europeos.

Todos los sectores implicados en el cine español -Ministerio de Cultura, productores, exhibidores, distribuidores nacionales y norteamericanos- van a ser consultados (algunos de ellos ya lo han sido) por el Tribunal de la Competencia, que también elaborará un estudio de cómo está la legislación cinematográfica en el resto del mundo. Con todo ello, el organismo elevará un informe proponiendo o no determinados cambios al Gobierno, que los puede aceptar o no.

El informe, que empezó a ser estudiado a mediados de verano, estará terminado, según, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a finales de año. También otros tribunales europeos de la competencia están elaborando informes sobre la cinematografía en sus respectivos países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1994