Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro amenaza con permitir un éxodo masivo de cubanos a EE UU

El presidente cubano, Fidel Castro, acusó a Estados Unidos de promover y alentar los disturbios que sacudieron el viernes por la noche varios barrios de La Habana y crear las condiciones para que en la isla se produzca un baño de sangre que justifique una intervención. Castro, quien una hora después de los incidentes recorrió a pie las zonas de los disturbios en la Habana Vieja y Centro-Habana, compareció el viernes por la noche por los dos canales de la televisión cubana y amenazó a Estados Unidos con permitir un nuevo éxodo de cubanos como el de Mariel en 1980, si las autoridades norteamericanas no dejan de estimular de inmediato las salidas ilegales de la isla y los secuestros de barcos."Estos incidentes son parte de un plan para desestabilizar Cuba", dijo Castro. El mandatario cubano aseguró que "conocía de corazón" la estrategia norteamericana y que consistía en recrudecer el bloqueo para que empeore la situación económica, promover el descontento de la población y estimular las salidas ilegales. "Por un lado", dijo, "Estados Unidos frena las salidas legales y concede muy, pocos visados para emigrar legalmente a su país , mientras recibe como héroes a todos aquellos que se van en balsa o secuestran un avión o un barco, aunque tomen rehenes y asesinen a policías, como ocurrió el jueves". aseguró el líder cubano.Frenar salidas ilegalesCastro afirmó que esta situación es "insostenible" pues, dadas las graves carencias que se padecen hoy en Cuba, resulta imposible evitar que la gente se marche a Florida si Estados Unidos persiste con su actual política migratoria. El presidente cubano dijo que hasta ahora los guardacostas cubanos, al frenar las salidas ilegales, han "cuidado" las fronteras norteamericanas y evitado que se produzca una avalancha de botes hacia Miami, pero que ya es momento de que "Estados Unidos asuma sus responsibilidades".

"Si Estados Unidos no toma medidas rápidas y eficientes para impedir el estímulo a las salidas ilegales de Cuba, entonces nosotros daremos instrucciones a los guardafronteras cubanos de no obstaculizar las salidas de embarcaciones que quieran viajar a Estados Unidos ni obstaculizar la llegada de barcos que quieran venir a Cuba a recoger gente", advirtió Fidel Castro.

Mientras el presidente cubano hablaba en directo en televisión, uno de sus ayudantes le pasó un cable de la Cancillería cubana en el que se informaba que el jefe de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana advertía que su país no "toleraría" un nuevo Mariel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 1994