Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol no apoyará a otro jefe del Ejecutivo

El presidente de la Generalitat y de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), Jordi Pujol, manifestó ayer que una hipotética aceptación del cargo de presidente de la Comisión Europea por parte de Felipe González plantearía graves problemas en la política española.Pujol señaló al término del consejo nacional de su partido que todos los planteamientos de apoyo de los nacionalistas catalanes al Gobierno socialista se basan en que Felipe González sea el presidente. "Y más, nosotros no debemos decir", agregó.

El líder nacionalista considera que hay motivos más que suficientes para que González rechace los cantos de sirena que recibe de sus socios comunitarios.

En primer lugar, toda la unidad del PSOE descansa, a juicio de Pujol, en los hombros de González y, dada la actual situación en la política española, ningún otro dirigente d el partido sería capaz de mantenerla. Hay también razones de índole personal, es decir, de entendimiento con los posibles sustitutos.

Nada quiere saber de quienes suenan con más insistencia como posibles alternativas: sabido es que sus relaciones con el vicepresidente Narcís Serra son más que malas. Y últimamente, las que mantiene con el ministro de Obras Públicas, Josep Borrell, se han deteriorado.

Los dos unen a su condición de miembros del Gobierno su adscripción a la política catalana, de modo que Pujol considera cualquier promoción de Serra o Borrell en clave de política catalana. Y no le gusta.

El tercer candidato, el ministro de Exteriores, Javier Solana, tiene un perfil que, sin ser hostil para Pujol, no goza de su simpatía.

Respecto ala ampliación de la ley del aborto, Pujo1 se mostró "antiabortista radical y profundo", pero dijo que CDC dejará libertad de voto a sus diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de julio de 1994