Almodóvar acusa a EE UU de discriminar 'Kika'

El cineasta protesta con dureza por la calificación moral atribuida a su película

Pocos días antes del estreno comercial de Kika en Estados Unidos previsto para el próximo 6 de mayo en Nueva York, el último filme de Pedro Almodóvar ha vuelto a prender la polémica. La MPAA, asociación privada formada por la propia industria del cine, ha atribuido a la película española la calificación NC17 que prácticamente estigmatiza el filme y lo condena a ser exhibido en circuitos marginales y de escaso rendimiento comercial. Ya Átame obtuvo esta calificación.El director español envió ayer una dura carta a los medios de comunicación norteamericanos, en la que acusa a la industria cinematográfica de aquel país -representada porla MPAA, que califica moralmente las películas-, de atentar y discriminar Kika y al cine europeo.

Más información

Tamara Benveniste, portavoz October Filíns, la distribuidora de Kika en Estados Unidos, define la categoría NC17 como "la versión moderna de la clasificación X". La MPAA explica su decisión, que ha sido apelada por October Films, por la escena de violación que se incluye en la obra de Almodóvar. La calificación NC 17, a diferencia de la R que reciben otras películas de desnudos y violencia, como Instinto Básico, significa que la película no puede ser vista por menores de edad, incluso aunque estén acompañados por sus padres. Según Benveniste, la escena en cuestión, "no es abiertamente violenta. Almodóvar la ha realizado para que se exagere lo cómico y quite importancia al aspecto violento".

Este enfrentamiento coincide con la censura que el prestigioso diario The New York Times ha realizado sobre el anuncio en prensa de Kika. En concreto, la fotografía en la que aparece Victoria Abril con unos falsos pechos de goma al descubierto, no ha sido aceptada por este periódico estadounidense. The New York Times considera que esta- publicidad podría herir la sensibilidad de los lectores femeninos.

Bob Smith, director del departamento de Control de la Publicidad del periódico neoyorquino, dijo a EL PAÍS que la empresa había decidido que el anuncio era de "dudoso gusto", por no poderse distinguir claramente si los pechos que aparecen en el anuncio son los de Victoria Abril o una simulación hecha de plástico. October Films reemplazó la foto del anuncio censurado por una versión modificada, en la que Victoria Abril aparece con un vestido sin los falsos pechos sintéticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de abril de 1994.