Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 62% del agua de los ríos vascos no es potable ni con tratamiento

Los ecologistas denuncian la contaminación fluvial andaluza

El grado de contaminación de los ríos vascos ha convertido la mayor parte de los cauces fluviales en cloacas. La degradación impide utilizar para el suministro humano -ni siquiera con tratamiento- el agua procedente del 62% de los ríos y en cerca del80% de los tramos no es apta para el baño y acaba con gran parte de la flora y fauna. Estos datos son el resultado de un trabajo del Gobierno vasco. A falta de análisis similares, grupos ecologistas expusieron ayer en Sevilla, muestras de agua para demostrar la contaminación de los ríos andaluces.

Los análisis realizados a lo largo de 1993 en 42 puntos de la red fluvial vasca, repartidos entre zonas impactadas por la actividad humana y otras en estado natural, han revelado una situación aún más alarmante que la que se puede observar ya a simple vista. El mapa elaborado con estos resultados indica que la mitad de los ríos presenta "aguas de mala calidad". Su degradación ha llegado a destruir "el 75% de la diversidad de flora y fauna que existiría si se encontraran saneados".En ninguno de los ríos vascos las aguas son potabilizables con un simple tratamiento físico y sólo un 12% podría destinarse al suministro humano. El resto requiere tratamientos físico-químicos de diferente intensidad.

La deficiente calidad de las aguas también impide el uso recreativo de los ríos. Los niveles de contaminación física, química y microbiológica registrados hace que, según la legislación vigente, el 83% de los ríos presenten aguas no aptas para el baño. Respecto a las posibilidades de permitir la existencia de fauna, según los parámetros establecidos por la legislación europea, en el 78% de los tramos fluviales las condiciones del agua impiden, teóricamente, la vida piscícola. En la práctica se ha comprobado que no existe una correspondencia entre la situación real y el pronóstico avanzado por la normativa comunitaria.

El consejero de Urbanismo y Medio Ambiente, el socialista José Antonio Maturana, afirmó que la situación en los ríos "es preocupante" y no mejorará en un futuro inmediato. "El objetivo de recuperar la calidad de las aguas es difícil y un reto de costosa resolución en todos los sentidos", puntualizó. Maturana recordó que las riberas también han sufrido un deterioro importante. Estamos ahora trabajando en la restauración de márgenes en diversos tramos", añadió. Lejos de avanzar en la calidad de las aguas, la comparación con estudios anteriores ha puesto de manifiesto que en la mitad de las cuencas la situación ha empeorado. La calidad sólo ha aumentado significativo en un 18% de la red, en su mayoría en zonas de baja actividad industrial.

El Guadalquivir y el ahorro

La delegada del Gobierno en Andalucía, Amparo Rubiales, se comprometió ayer a trasladar al Ejecutivo, y en particular al Ministerio de Obras Públicas, las reivindicaciones presentadas por la Plataforma del Agua, informa Raúl Limón. Dicha plataforma agrupa a 109 organizaciones andaluzas que demandan la transferencia de las competencias sobre el Guadalquivir y una política de ahorro.

Durante la mañana de ayer, los integrantes de la plataforma realizaron frente a la sede de la representación del Gobierno en Andalucía una exposición de muestras procedentes de ríos en la que se ponían en evidencia la contaminación que registran.

Para garantizar la calidad del suministro urbano a Sevilla, donde se prevé la mezcla de agua de los pantanos con la del río, la Plataforma del Agua pidió a Rubiales que apoye la utilización del embalse del Pintado, de uso agrícola, para abastecimiento de la ciudad. Esta medida será analizada en la próxima reunión de la Mesa de la Sequía, organismo provisional que agrupa a administraciones y empresas y estudia las medidas necesarias frente a la escasez de recursos hídricos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994