Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica sobre la nacionalidad del filme 'Un lugar en el mundo'

La nacionalidad de la película Un lugar en el mundo, dirigida por el argentino Adolfo Aristaráin e interpretada por el español José Sacristán, votada para finalista del Oscar a la mejor película extranjera, ha desencadenado una minibatalla del río de la Plata entre Argentina y Uruguay sobre la paternidad de la criatura. Los productores de la película, al no ser seleccionada en Argentina para el Oscar, la presentaron como uruguaya, y en Hollywood derrotó a la argentina El lado oscuro del corazón.

La polémica está servida en las dos márgenes del río de la Plata, y no faltan los que han recurrido al título del culebrón brasileño Vientre de alquiler para definir lo ocurrido. Cuando se votó la película que Argentina presentaría al Oscar, los diferentes organismos prefirieron El lado oscuro del corazón, de Eliseo Subiela. La película de Aristaráin, un éxito de público en Argentina y España, y premiada en San Sebastián con la Concha de Oro, no resultó elegida.

Trucos

Ante este rechazo, los productores de Un lugar en el mundo recurrieron al truco de presentarla al Oscar como película uruguaya, y la polémica se encendió al entrar en la selección final, de la que quedó excluida la que representaba de forma oficial a Argentina , El lado oscuro del corazón. La prensa argentina y uruguaya, el ministro de Cultura de Uruguay -Antonio Mercader-, los directores Aristaráin y Subiela, la actriz Cecilia Roth y, desde España, Sacristán han terciado en la polémica.Aristaráin justificó haberse servido de resquicios para enviar su filme bajo pabellón uruguayo. "No hice más que utilizar los elementos que tenía en la película y que me servían para adecuarme al reglamento de la Academia. Si no lo hubiera hecho, sería un tarado", declaró Aristaráin a Página 12. Argumenta el director: "Mi esposa es uruguaya y participó en la parte creativa de la película, y hay guita [dinero] de Uruguay. Por otra parte, las condiciones de la Academia para presentar un filme están hechas bastante elásticas a propósito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1993