Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez Montalbán gana el Premio Europeo de Literatura con la novela 'Galíndez'

La tercera edición de estos galardones que concede la CE se falló anoche en Madrid

"Acepto el premio como símbolo de una futura cultura europea, que tiene que ser profundamente mestiza: euroasiática, euroafricana,euroamericana...", afirmó el escritor Manuel Vázquez Montalbán al recibir de manos del comisario de Cultura de la CE, Jean Dodenlinger, y del ministro de Cultura español, Jordi Solé Tura, el Premio de Literatura que la Comunidad Europea concede desde hace tres años. Este galardón está dotado con 20.000 ecus (unos tres millones de pesetas).

El fallo del jurado se dio a conocer anoche en Madrid, Capital Cultural de Europa durante 1992, y contó con la presencia de destacadas figuras de las letras, las artes y la política españolas como Francisco Ayala, Javier Marías, José Luis Alonso de Santos, María Corral, Salvador Clotas y Vicente Molina Foix, entre casi un centenar de asistentes.Junto con el Premio Europeo de Literatura se falló también el Premio de Traducción que recayó en el griego Sócrates Kapsaskis, por la traducción del inglés al griego del Ulysses de James Joyce. Pero la mayor expectación era para conocer cuál de las 31 novelas que representaban a los 12 países de la CE, se llevaría el premio.

El jurado tenía como presidente a un español, el crítico literario Rafael Conté, y entre las 31 novelas seleccionadas se encontraba solamente una española: Galíndez, de Manuel Vázquez Montalbán.

Según explicó el presidente del jurado, "sólo dos horas antes de anunciar el fallo se eligió la ganadora y no fue por consenso sino por votos, porque los nueve miembros del jurado representaban otras tantas lenguas oficiales de la CE. La maldición de Babel recae sobre nuestras cabezas, pero a pesar de todas las dificultades nuestra salvación también está en esa Babel".

El autor de Galíndez, Manuel Vázquez Montalbán (Barcelo na, 1939), presente en el acto, afirmó: "Yo conocía este premio y cuando me explicaron que me habían seleccionado por haber ganado Galíndez el Premio Nacional de Literatura en España, me pareció bien, pero distante. Luego cuando me llamaron para invitarme a este acto y me explicaron que era uno de los seis finalistas llegué un poco preocupado porque tenía la sensación de venir a participar en un concurso de míster Universo. La verdad es que no he tenido que pasearme en bañador y estoy satisfecho porque sería estúpido que un escritor diga que no le gusta recibir premios, porque todo el que escribe lo hace para seducir a los demás. Además, si te dan los premios y no crees en ellos, es que eres un tonto". Y añadió una reflexión irónica: "siempre hay que pensar, o al menos yo siempre pienso, no a quién se lo dan sino contra quién te lo han dado". Aunque no supo decir contra quién pensaba que se lo habían dado en esta ocasión.

En Galíndez, Manuel Vázquez Montalbán, hace una defensa del idealismo. A la pregunta de si cree o no que el idealismo está a la baja en los tiempos que vive Europa actualmente, afirma, "todo lo contrario. Europa ha descubierto ya que no es un balneario y que la imagen que durante 20 años nos han fabricado del final feliz como si se tratara de una película de Frank Capra, se ha hecho añicos. El idealismo tendrá que estar otra vez al alza porque Europa se da cuenta que el pragmatismo lleva a que salgan de nuevo los fantasmas del racismo y del fanatismo".

El Premio Europeo de Literatura se creó en mayo de 1989 por una resolución del Consejo de Ministros de Cultura de la Comunidad Europea con el fin de promocionar el mundo del libro y la lectura. Este galardón literario está dotado, igual que el de Traducción, con 20.000 ecus (unos tres millones de pesetas).

Mestizaje

En la primera edición del premio Europeo de Literatura fallado en Glasgow en noviembre de 1990, la obra premiada fue Lac, del francés Jean Echenoz. El año pasado la ceremonia tuvo lugar en Dublín y la obra ganadora fue Frasi e incisi di un canto salutare, del italiano Mario Luzi.

El ministro Solé Tura, tras manifestar su satisfacción porque el galardón haya recaído en un escritor español -"con el que además en el plano personal he tenido una relación compleja" (ambos militaron en el PSUC y hoy sólo permanece el escritor)- también destacó el concepto del mestizaje cultural.

"Las actuales sociedades europeas tienden cada vez más al mestizaje cultural. Sólo la intolerancia racista es incapaz de asumir la fecunda interacción de otras culturas sobre la nuestra", afirmó Solé Tura.

"Por eso, hoy, cuando se vuelven a alzar las voces residuales del más repugnante fanatismo, es preciso volver a afirmar que no puede existir una cultura pura. La misma cultura europea, diversa, plural, multilingüe, es prueba fehaciente de ello".

El ganador del premio europeo comentó más adelante: "yo estaba de acuerdo con dar el sí a Maastricht, porque me parece un pequeño pasito adelante en la línea de superar el economicismo". Y ante la pregunta de si cree que le han dado este premio porque se ha domesticado, respondió: "si me han dado este premio quizá es que los que han cambiado son ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1992