La Comisión cree que el pacto es compatible con la PAC

La Comisión Europea no quiso dar a conocer ayer su posición definitiva sobre el acuerdo agrario con Estados Unidos. Prefirió esperar a que terminara el debate y la votación en la Asamblea Nacional francesa, antes de dar a conocer lo que todo el mundo ya sabe, pues se trata de una decisión tomada el pasado viernes, justo a la vuelta de los negociadores europeos.La Comisión Europea, con todos los matices que pueda aportar el comunicado que se presenta hoy a los Estados miembros, considera compatible el acuerdo agrario CE-Estados Unidos con la Política Agrícola Común (PAC), reformada y aprobada el pasado mes de mayo, y hace una evaluación muy positiva tanto del desbloqueo de la Ronda Uruguay que ello supone como del reconocimiento y consagración de la PAC por parte del GATT, algo que la CE venía echando en falta prácticamente desde los principios de la Europa verde.

Más información

La Comisión, mandatada por los ministros y reconocida como competente por los propios tratados comunitarios, debe demostrar con cifras la compatibilidad entre la PAC y el acuerdo en el GATT, y debe aportar más datos sobre los progresos que se pueden realizar en los otros campos de la negociación comercial, principalmente la liberalización de los servicios (transportes, banca, telecomunicaciones, entre otros) y el levantamiento de las barreras que impiden el acceso a los mercados. Habrá con ello terminado su papel en este tramo de la negociación agraria y le quedará todavía la tarea de cerrar en Ginebra -sede del GATT- el resto de los 14 puntos de la Ronda Uruguay.

Francia busca apoyos

Si bien hay actualmente consenso en el seno de la Comisión sobre la negociación agraria, los portavoces de distintos comisarios han dejado traslucir matices notablemente diferentes sobre la fuerza de los acuerdos tomados hasta ahora. La posición Política de Delors puede quedar muy comprometida ante la opinión pública francesa en los próximos días si se acentúan las contradicciones entre la Comisión y el Gobierno socialista francés.

Francia, que ha pedido un Consejo de Ministros extraordinario para intentar frenar el acuerdo, busca desesperadamente los votos que necesita para conseguir una minoría de bloqueo. El acuerdo debe ser aprobado por mayoría cualificada, lo que implica obtener 54 de los 76 votos ponderados según una escala por el tamaño e importancia del país. Con España y Bélgica, Francia podría conseguir 23 votos para ejercer la minoría de bloqueo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50