Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos sospechosos

Santiago de Compostela

Una denuncia determinante fue la presentada por el alcalde de Corcubión (La Coruña), Rafael Mouzo, que mientras esperaba a su hijo escuchó preguntas del examen en bocas de varios estudiantes. El alcalde denunció por escrito lo que había oído, que coincidía con el contenido de las pruebas que todavía no se habían iniciado.

El tribunal único averiguó que en otras 11 localidades gallegas se produjeron casos semejantes. Incluso un miembro de uno de los tribunales con sede en Vigo cogió en autoestop a dos jóvenes que acudían a las pruebas y comprobó con estupor cómo éstas sabían de antemano el tema del comentario de texto.

La universidad de Santiago anunció ayer que la anulación de los exámenes sólo afectará a tres materias, ya que en el resto no existe constancia de que se hayan producido irregularidades. El rector en funciones señaló que los culpables de estos hechos deberá identificarlos la investigación judicial, que ya se puso en marcha a petición de la propia universidad. "De momento, todos somos sospechosos", admitió el presidente del tribunal único.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992