Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alumnos y padres protestan en Galicia tras anularse las pruebas de selectividad

Santiago de Compostela

Cientos de estudiantes gallegos se lanzaron a la calle nada más conocer la decisión de las autoridades académicas de anular las pruebas de acceso a la Universidad por filtraciones del contenido de los exámenes. Los jóvenes, apoyados en muchos casos por sus padres e incluso algunos profesores, se manifestaron ayer en varias ciudades gallegas llamando al boicoteo de la repetición de las pruebas, el próximo día 29. La Universidad ha respondido matizando que tan solo quedan anulados los exámenes de Filosofía, Análisis de Textos e Inglés, ya que en el resto de las materias no se constataron irregularidades.

MÁS INFORMACIÓN

La mayoría de los 10.760 estudiantes gallegos que aspiran a ingresar en la Universidad celebraba a última hora del miércoles la conclusión de los exámenes tras dos días de fuerte tensión. Como otros muchos miles de personas, los que se habían quedado en casa seguían atentamente por la radio el partido de fútbol entre el Betis y el Deportivo de La Coruña, decisivo para la permanencia en Primera División del equipo gallego.Al poco de iniciarse el encuentro, algunas cadenas interrumpieron la retransmisión para anunciar que el rectorado de la universidad de Santiago anulaba las pruebas de selectividad al haber comprobado que algunos alumnos conocían previamente las preguntas. En apenas unos minutos, se corrió la voz y fue creciendo el sentimiento de indignación.

"Cuando me enteré, casi arranco una señal de tráfico", comentaba con gesto crispado un estudiante de un colegio privado de Santiago. Nada más anunciarse la noticia, comenzaron a formarse corrillos de estudiantes en las principales calles de la capital gallega. Algunas escenas eran patéticas, con adolescentes llorando amargamente y compañeros suyos que se resistían a creer que no se trataba de una broma.

Las centralistas telefónicas de los medios de comunicación se colapsaron por las llamadas de padres enfurecidos. Un grupo de unos 200 estudiantes se concentró ante la sede del rectorado de Santiago. "¡Universidad, responsabilidad!", fue la consigna más repetida entre insultos a las autoridades académicas coreados como los cánticos de los grupos ultras en el fútbol.

A primera hora de la mañana de ayer, cientos de jóvenes volvieron a echarse a la calle. Hubo manifestaciones en La Coruña, Lugo y Santiago. En esta ciudad, un millar de adolescentes, acompañados de padres y profesores, estuvieron hasta el mediodía concentrados de nuevo ante la sede del rectorado. "¿Qué hacer ante una sentencia injusta? ¿Quemar una ciudad como Los Angeles?", rezaba una gran pancarta que presidía la manifestación. La frase estaba entresacada de uno de los textos que los estudiantes analizaron en los exámenes.

Los portavoces que se dirigieron a la asamblea hicieron constantes llamamientos al boicoteo de la repetición de las pruebas. Incluso algunos padres apoyaban esta medida. "En una parte estoy de acuerdo con ellos. Prefiero que mi hija, aunque halla suspendido, vuelva en septiembre antes que repetir el examen", afirmaba una madre compungida.

Los estudiantes trataban de restar importancia a las filtraciones. "Pasó lo que pasa todos los años. Nosotros no tenemos la culpa de su corrupción y sin embargo quieren hacernos pagar todas las consecuencias. Nos lo curramos y ya está. Que repitan los exámenes los que tuvieron filtraciones, que no son ni el 1%", decía un grupo de jóvenes de Santiago y su comarca.

Mientras se manifestaban los estudiantes, en el interior de la sede universitaria, el rector en funciones, José Antonio Gómez Segade, y el presidente del tribunal único, Emilio Montero, justificaban con gesto grave las razones de la anulación. Según Gómez Segade, si la Universidad no tomase esta medida, hubiese incurrido en un delito de prevaricación. "Siempre ha habido rumores sobre filtraciones, que tomábamos como simples bulos, pero por primera vez tenemos pruebas y denuncias formales" indicó Montero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992

Más información

  • La suspensión afecta a tres materias