Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Guernica' y el legado Picasso se trasladan al Museo Nacional Reina Sofía

Las obras formarán parte de la colección permanente que se presentará en junio

Las dos mejores salas de la segunda planta del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía están preparadas para recibir el Guernica, de Pablo Picasso, uno de los cuadros más representativos del siglo XX y testimonio universal contra la violencia, junto a los 63 dibujos y esbozos que forman el legado del pintor. Las obras de exponen desde octubre de 1981 en el Casón del Buen Retiro, edificio del Museo del Prado, de acuerdo con los deseos de Picasso. El Reina Sofía presentará su colección en la tercera semana de junio, en la que el Guernica formará su eje principal. El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, anunciará el traslado dentro de 15 días.

El traslado del Guernica ha sido fruto de intensas negociaciones llevadas en secreto durante meses entre altas instancias del Gobierno y la propia familia Picasso. Fuentes cercanas a la negociación aseguraron que la familia del pintor malagueño se mostraba inicialmente reacia a que la pintura fuera colocada fuera del Museo del Prado."El trabajo de persuasión ha sido muy delicado, porque no había unidad de criterios entre los familiares del pintor", manifestaron en medios próximos a la negociación. Las mismas fuentes recordaron los problemas surgidos ya con motivo de la llegada a España del cuadro de Picasso, el 10 de septiembre de 1981, cuando algunos de los herederos expresaron su contrariedad por el hecho de que el Guernica dejara el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), en donde estaba depositado desde 1939, para ser ubicado en el Casón del Buen Retiro, bajo las bóvedas pintadas por Lucas Jordán. El cuadro fue encargado por el Gobierno de la II República para su exhibición en el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

En el Reina Sofía todo está preparado para recibir el Guernica, según su directora, María Corral, incluso si se traslada en la última semana o en el día anterior a la presentación de la colección permanente en la segunda planta del edificio, prevista para el 16 o el 18 de junio, según la agenda de los Reyes, que presidirán el acto. "No hay ninguna razón para que el cuadro no esté aquí, su sitio más lógico, en donde va a estar contextualizado con el arte español del siglo XX. Picasso dijo que volvería a España cuando se restablecieran las libertades políticas. Es una decisión del ministro de Cultura, ya que la obra es del Estado, y es una decisión que hay que tomar urgentemente".

En el decreto de creación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en junio de 1988, se dice que sus fondos iniciales estarán formados por la colección del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC), las obras adquiridas por la Administración del Estado y la colección de arte del siglo XX del Museo del Prado, que podrá ser depositada o asignada previo acuerdo de los reales patronatos de ambas instituciones.

Hace dos semanas, el patronato del Reina Sofía hizo la petición formal, apoyada por el ministro. Solé Tura, al del Museo del Prado para solicitar el préstamo del Guernica y del legado, obras que se exponen conjuntamente por deseo de Picasso. Al no existir un cambio de titularidad, los planteamientos legales se mantienen y el cuadro sigue perteneciendo al Prado.

"Hay que ser extremadamente prudentes y que todo se haga con el mayor consenso" es la respuesta de Felipe Garín, director del Prado, para quien no se puede poner la carreta antes que los bueyes. "Hay una voluntad por parte de Cultura de hacer el traslado y una petición por parte del Reina Sofía, pero el patronato del Prado todavía no se ha reunido en pleno para dar una respuesta. No sé si habrá oposición en un tema tan importante, pero cada institución tiene que jugar con sus propias competencias. Tampoco quiero expresar mi opinión en público hasta conocer todos los criterios. Mi misión es ejecutar lo que el patronato y el ministro decidan".

Tanto en la idea de María Corral como en el proyecto del primer director del museo, Tomás Llorens, el Guernica figura como pieza central de la colección permanente.

En la última reforma del edificio, siendo ministro de Cultura Jorge Semprún, las obras de Picasso ya figuraban en los planos. También se modificaron puertas y ascensores para que pudiera entrar el óleo de cerca de ocho metros de largo por tres y medio de ancho. En el Casón del Buen Retiro, que entró enrollado en una caja de 515 kilogramos, será necesario abrir una puerta que en la actualidad está tapiada, en el caso de que se decida su traslado sin desmontar y con el bastidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 1992