Mendoza califica la novela de Trapiello de "crónica de un tiempo podrido"

En un lujoso marco modernista que se pretendía de amigos y que reunía a destacados novelistas y críticos, como Eduardo Mendoza, Félix de Azúa, Francisco Rico y Antoni Marí, se presentó ayer en Barcelona la novela El buque fantasma, de Andrés Trapiello, galardonada el pasado 25 de marzo con el VIII Premio Internacional Plaza y Janés. El novelista Eduardo Mendoza comentó durante el acto: "El buque fantasma es como la crónica de un tiempo podrido".El narrador y protagonista de El buque fantasma, Martín, realiza en el libro, sin ningún tipo de solemnidad, una crónica de la clandestinidad de los años setenta, calificados por el mismo Trapiello como "un periodo siniestro".

Andrés Trapiello, nacido en Manzaneda de Tronío, en la provincia de León, en 1953, es autor de cuatro libros de poemas y ha publicado, antes de El buque fantasma, la novela La tinta simpática (1988). Desde 1975 vive en Madrid y es colaborador habitual de EL PAÍS.

Homenaje a Hortelano

Eduardo Mendoza quiso rendir homenaje en la presentación al novelista Juan García Hortelano, fallecido la pasada semana. "En la época en que transcurre El buque fantasma", recordó, "yo publiqué mi primera novela [La verdad sobre el caso Savoltal y ejerció entonces de padrino Juan García Hortelano. Hoy me. toca a mí hacer de valedor de un escritor de la nueva generación y quisiera que este acto fuera un homenaje a García Hortelano"."Se trata de una novela de estructura clásica, que recoge la herencia de Baroja", subrayó Eduardo Mendoza, "aunque es al mismo tiempo una novela moderna, porque trata de una peripecia actual. Es la primera visión que se da de unos sucesos lejanos por los cambios que ha habido en el mundo, pero a la vez muy próximos, con un tono distante y una escritura que yo calificaría de tranquila, extremo que no hay que confundir con fácil".

Trapiello, por su parte, manifestó que, en contra de lo que suele decirse, "no hay novelas con temas imposibles" y añadió: "Aunque la época narrada en El buque fantasma me parece sumamente aburrida, sin el menor interés, quise abordar el tema desde un punto de vista literario".

Trapiello insistió asimismo en que había querido escribir la novela sin solemnidad. "Porque no hay nada solemne en la vida", dijo, "y cuando lo hay es un aburrimiento". El buque fantasma será presentada hoy en Madrid por Antoni Marí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de abril de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50