Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boyer defiende la libertad como valor absoluto en el seminario sobre Popper

"La libertad es un concepto absolutamente fundamental, y Popper lo razona afirmando que, sin libertad, el hombre no llega a la teoría de hombre responsable; con él yo coincido en que la libertad es un valor absoluto y los demás pasan a un segundo término", dijo ayer en Santander Miguel Boyer, ex ministro, físico y economista, en el seminario sobre el filósofo austríaco Karl Popper.

Anteayer como alumno y ayer como ponente, Boyer participa en el seminario sobre el filósofo austriaco. "Por encima de cualquier otro valor humano", precisó, "está probablemente el de poder elegir libremente el derecho a tener la propia dignidad, cometer los propios errores y aciertos".Miguel Boyer declaró que el pensamiento estrictamente filosófico de Popper había influido tarde en él, más atraído como estaba por la escuela de los empiristas lógicos de Viena. Pero reconoció haber recibido su influencia respecto de la teoría política.

Sin sangre

"Popper ha hecho una crítica devastadora, que yo comparto, sobre las sociedades totalitarias, a las que él ha opuesto siempre las sociedades abiertas, que se modifican continuamente y no están encerradas en sí mismas. En suma, sociedades que permiten las discrepancias democráticas, definidas por Popper como sociedades en las que se pueden cambiar los Gobiernos sin necesidad de derramamientos de sangre, lo que es la esencia de la democracia. Estas cosas", añadió Boyer, "que parecen tan evidentes, no lo son tanto".Boyer rebatió la teoría de que las sociedades, como quería Platón y luego los regímenes totalitarios, deban ser dirigidas por los mejores. Se trata, según él, de que, si el Gobierno lo hace mal, se le pueda quitar sin disparar un tiro.

En su conferencia sobre Bohr, Popper y la interpretación de la mecánica cuántica, aludió a las críticas de Popper a la escuela de Copenhague, considerándola no realista, poseedora de una línea de pensamiento que no describía la realidad tal como es. La mecánica cuántica es para Boyer la parte de la física que se ocupa de los aspectos del mundo microscópico que constituye una teoría de una belleza extraordinaria, una de las más maravillosas en la historia del pensamiento humano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de julio de 1991